Suscríbete con RSS

Deja tu Email

30 de mayo de 2009

Playoffs 2009. Cuarta Parada

Alejandro Díaz Triguero
Escribo estas líneas poco antes de irme de vacaciones pagadas a Berlín, donde descubriré los encantos urbanísticos de la ciudad, el contacto con el encanto del Parque Nacional de Müritz y el contraste con el campo de concentración NAZI de Sachsenhausen. Para cuando vuelva ya tendremos campeón de Conferencia en el Este y se habrá jugado el primer partido de las Finales NBA. Y a día de hoy ya tenemos campeón en el Oeste: Los Ángeles Lakers.

Merecida final para el equipo californiano. Llevan dos temporadas demostrando que son el mejor equipo del Oeste, desbancando a San Antonio Spurs como auténticos dominadores. O mejor dicho, temporada y media, desde la llegada en el mes de Febrero de Pau Gasol al equipo. No es que Gasol haya sido la clave del despegue Laker, pero sí ha sido la puntilla a un gran proyecto. Proyecto que Phil Jackson ha logrado llevar al último escalón de la temporada dos años contando en su plantilla con jugadores que difícilmente tendrían hueco en cualquier otra plantilla de la Liga. Vujacic, Walton, Farmar o Mbenga sufrirán mucho cuando abandonen L.A. bien por traspaso o como agentes libres. Al igual que les ocurrió a jugadores de aquellos Bulls campeones como Jud Buechler, Randy Brown, Luc Longley, Scott Williams, Brian Williams-Bison Dele o incluso Toni Kukoc. De ahí la importancia de Jackson en esta Liga. Está viejo y a veces nos da la impresión de reaccionar tarde o estar falto de reflejos, pero es su duodécima final NBA en 18 temporadas, 6ª con Lakers en 9 años, aunque perdiera las dos últimas.

Lakers debería relajarse y dejar que venga el que toque. Ante Orlando han perdido los dos partidos en temporada regular, pero les tienen ganado el factor cancha. Sufrirán para defender a Lewis y Turkoglu y Howard podrían poner en muchos problemas a Bynum y Gasol. Pero Orlando es novato en estas lides. Es su primera final en 14 años, también para Stan Van Gundy. Ante Cleveland tienen perdido el factor cancha, pero Lakers es uno de los dos equipos que ganó en el Quickens Loans Arena. En el uno contra uno Lakers es superior al quinteto de Cleveland salvo en el puesto de base y de pívot, y con un banquillo más productivo a pesar de todo. Lebron James no es imparable y es fácil hacerle perder balones en una final de la NBA, con todos los ojos mirándole y pidiéndole que gane sólo.

Por otro lado, Denver Nuggets han dicho adiós a sus segundas Finales de Conferencia, la primera desde 1985. Lo han hecho dando impresión de equipo de futuro, donde se puede construir alrededor de Carmelo y J.R. Smith aprovechando los últimos años de baloncesto de Billups. Y da la impresión de haber perdido las dos temporadas anteriores con el traspaso de Iverson que no les supuso nada productivo. Deberán renovar a Andersen como jugador de banquillo interior y Danthay Jones como defensor exterior. Irán a por algún base suplente y no les vendría mal un jugador interior anotador, bien de 4 o de 5 y un alero suplente de garantías que acompañe a Kleiza. Y creo que pueden aprovechar mucho más a Petro y Renaldo Walkman, sino en la pista al menos como moneda de cambio en algún traspaso.

Lo dicho, las finales están a 5 días de comenzar. Lakers están ahí. Llevan 30 finales, han perdido 15 y ganado 14. Puede ser el primer anillo de Pau, el primero de Kobe sin Shaq y el décimo de Phil Kackson. ¿Orlando o Cleveland? ¿“Supermán” y sus amigos o “Lebron y los James”? ¿la Magia de Disney o el Rock’n’Roll? Sea quién sea hay algo seguro, pitará Bavetta.

21 de mayo de 2009

Playoffs 2009. Tercera Parada

Alejandro Díaz Triguero
Y llegamos a las Finales de Conferencia. Los cuatro mejores equipos de la NBA a día de hoy se enfrentan por dos puestos en las Finales y con el objetivo del anillo en el horizonte. Han caído algunos grandes equipos, como Boston, que por la baja de Kevin Garnett se han visto desplazados fuera de este cuarteto.

Los Ángeles derrotaron en siete encuentros a los Rockets, sin McGrady y casi sin Yao Ming. Apuraron hasta el último partido los texanos porque el equipo de Kobe, Pau y compañía tiene la manía de relajarse hasta que no le ve las orejas al lobo. Sin embargo estos Rockets han dejado ver algunas cosas muy interesantes de vista a la próxima temporada. Se confirma que McGrady es gafe, ya que sin él han superado por fin una ronda de Playoffs. Bromas aparte, creo que deben renovar a Artest, que les ha hecho aún mejor en defensa y mantener el mismo bloque. Este verano Yao Ming podrá descansar de todas sus lesiones, recuperarán a McGrady y cuentan con la evolución de Brooks en el puesto de base, mantienen la solidez de Scola y Battier y el banquillo sigue siendo bastante decente. En mi opinión creo que debería haber utilizado algo más a Brent Barry, que sabe manejarse en estas situaciones.


Denver se deshizo sin problemas, y con polémica, de la sorpresa de primera ronda, los Dallas Mavericks. Dirk Nowitzki estuvo al nivel de su temporada MVP, pero demasiado sólo. Jason Kidd sigue aportando orden, pero no puede hacer correr a su equipo como en sus años en New Jersey, mientras que Josh Howard sigue perdido entre lesiones, marihuana y sus cosas. Tienen un banquillo joven y que progresa, con Bass, Wright o Barea. Si renuevan a Kidd, que todavía les puede rendir a buen nível uno o dos años más, lo harán por mucho menos de lo que cobra (¿el mínimo?) y podrán optar por algún ala-pivot o alero defensivo. Lo mejor, el Sexto Hombre de Jason Terry.

Acabó demasiado pronto la temporada para los actuales campeones. Boston hizo la goma todo lo que pudo pero se descolgó del pelotón en las últimas rampas gracias al arreón de Dwight Howard. “Supermán” fue demasiado superhéroe para un equipo al que le faltaba el mejor defensor de la Liga (y este sí que realmente lo es). Los años pasan para Allen, Pierce y Garnett, que ya con un título en el bolsillo deben seguir luchando por mantener al equipo en la zona alta y servir de espejo para los jóvenes de cara a una reconstrucción. Marbury y Mikki Moore no seguirán y deberán llegar refuerzos similares a los de Posey y P.J. Brown para seguir optando al anillo. Algún agente libre veterano puede decidir rebajar su ficha y probar suerte en los Celtics.

Y como viene siendo tónica habitual, Cleveland “barrió” a Atlanta y descansa más que nadie de cara a estas finales de Conferencia. Los Hawks sufrieron para eliminar a Miami y se vieron en segunda ronda más de una década después, por lo que decidieron que por este año ya estaba bien. Han llegado con lesiones inoportunas (Williams, Horford, Johnson) y no han forzado la máquina de cara a la próxima temporada, donde esperarán consolidarse entre los cuatro mejores equipos del Este. Van a perder a Mike Bibby, que les ha dado la solidez necesaria para tener factor cancha a favor y este año y para meterse en Playoffs la temporada pasada, por lo que deberán reforzarse en el puesto de base si quieren mantener el nivel.

Y en el momento de escribir estas líneas ya se había jugado los primeros partidos de las finales de Conferencia. Lakers venció, no sin problemas a los Nuggets, por lo que dan un golpe sobre la mesa ante el poder emergente del equipo de Colorado, con un gran Kobe Bryant y un tal vez algo gris Billups.

Por otra parte, Cleveland ha perdido sorprendentemente el primer duelo. Sorprendente porque sólo había caído dos veces en casa en toda la temporada y estaba limpio en Playoffs. El poderío físico de Howard ha podido ante el débil juego interior de Cleveland y Turkoglu ha estado sobresaliente ante el pequeño juego exterior de los de Ohio. Con eso y con todas, Lebron les ha clavado más de 40. Y ahora estará enfadado.

Para concluir, algunas noticias de actualidad. En primer lugar, el orden de la lotería del Draft (al que le dedicaremos algún artículo las vísperas del sorteo), que ha dejado a los Clippers con el número uno, Grizzlies con el dos y Thunder con el número tres. Veremos que pasa.

Por otro lado, anunciar que en las últimas semanas hemos sufrido la pérdida de dos miembros de la familia NBA como eran Chuck Daily y Wayman Tisdale. De Tisdale, gran jugador universitario y campeón en Los Ángeles ’84, que murió por cáncer de hueso, destacamos su gran labor humana y sobretodo su amor por la música Jazz, campo en el que era considerado toda una institución en su estado natal, Oklahoma.

Chuck Daily fue el arquitecto de los míticos Bad Boys de Detroit campeones de la NBA en 1989 y 1990 y entrenador del Dream Team de Barcelona y llevaba varios años apartado de los banquillos.

Estas muertes se unen a las de Johnny “Red” Kerr, Kevin Duckworth, Larry H. Miller y Bill Davidson en un año bastante aciago para la Liga, que pierde nombres legendarios y propietarios entregados. Ahora Chuck Daily tendrá que ver en el cielo a sus Pistons, junto con Bill Davidson al son de la guitarra de Wayman Tisdale. Descansen en Paz.

8 de mayo de 2009

Portland Trail Blazers, ¿lección aprendida?

Alejandro Díaz Triguero
La NBA es un submundo extraño a veces. Es capaz de encumbrar a jugadores como auténticos dioses antes incluso de debutar en la Liga. En ocasiones les sale bien, como en el caso de Lebron James, y en otras, aún está por demostrar, como Greg Oden (todavía están presentes las imágenes del pívot de Blazers sentado junto a LEYENDAS, con mayúsculas, como Walton, Russell, Ewing o Robinson, como si a modo de adiestramiento se tratase). Es un Liga en la que juegan los mejores jugadores de fuera de Estados Unidos, pero a veces los mejores no triunfan (Jasikevicius, Navarro) y otros de menos nivel sobreviven años y años en la Liga (Pietrus, Radmanovic).
Pero si algo destaca en la NBA es la mitificación que viven algunos entrenadores. No es de extrañar que antes de debutar en la Liga Rick Carlisle fuera más valorado que algunos técnicos de entonces, o que Scott Skiles siga teniendo ofertas encima de la mesa año tras año sin haber realizado ninguna hazaña de especial consideración. O que Nate McMillan siguiera manteniendo el crédito después de lo que ha ocurrido en estos pasados Playoffs.

A raíz de lo ocurrido en esta postemporada planteo la pregunta que titula este artículo, ¿habrán aprendido los Portland Trail Blazers la lección?, o mejor aún, ¿habrá abierto los ojos Nate McMillan y hará examen de conciencia? De lo segundo estoy menos convencido. De esta eliminatoria se ha hablado y escrito mucho, especialmente en nuestro país. Pero algo fallara en un equipo cuando desde aquí, casi todos veíamos venir lo que más tarde ha ocurrido. Y no sólo porque los Blazers sean un equipo previsible, en el que todos sabemos quién se la va a jugar los últimos segundos (y minutos y casi cuartos), sino porque sabemos que si eso no funciona, McMillan no va a cambiar un ápice de lo que dibuje en su libreta ni va a intentar nada nuevo. Podría haber jugado Sergio más minutos y Rudy lanzar más tiros, que sería lo que nos gustaría en España, pero la verdad es que esas decisiones serían un factor sorpresa que probablemente Rick Adelman no había planeado. Nunca probó con dos hombres altos abiertos (Frye o Aldridge) que sacaran a Yao para que sus aleros penetraran, que lo hacen muy bien. Son pequeños detalles que hacen que un entrenador se doctore en Playoffs, esas decisiones que te encumbran.

Echando la vista atrás, sólo encontramos una buena temporada de McMillan en un banquillo, aquella de 52 victorias en Seattle cayendo en segunda ronda frente a los campeones Spurs. En cuatro años en Portland es cierto que ha aumentado a un ritmo de casi 10 sus victorias en temporada regular. ¿Pero ha sabido gestionar su plantilla? Sabemos que Roy, Aldridge y Blake están contentos. ¿Y el resto? Outlaw, Rudy, Sergio, Blazers, Frye, Bayless. Ninguno es del gusto de McMillan, aunque algunos tengan que ser obligadamente necesarios. Pritchard ha demostrado tener buen ojo en los despachos, pero me da la sensación de que no bajo el prisma del estilo del bueno de Nate.
Está claro que Portland hará movimientos importantes este verano. Les falta un base, eso está claro, y en el mercado andarán suelto Andre Miller y Devin Harris. El ex de la Universidad de Utah es un base más al estilo McMillan, mientras que el de los Nets es más propio de Pritchard. ¿Por quién se decidirán? Tanto Nets como Sixers intentarán un “Sign and Trade” (renovar y traspasar), por lo que no descartemos que alguno de los nuestros, sobretodo Sergio, cambie de aires el año que viene.

Los Blazers no pueden más que crecer. Tienen una plantilla joven, que ha pecado de falta de experiencia en esta serie frente a Houston, mezcla jugadores ofensivos con jugadores defensivos. Su estrella es dos veces All-Star en dos temporadas en la liga y su segundo máximo anotador es un jugador interior, tienen al que muchos piensan será el pívot más determinante del futuro y una rotación que ya quisieran equipos con más victorias en Liga Regular. ¿Habrán aprendido estos Blazers la lección como para convertirse en un futuro equipo campeón?

4 de mayo de 2009

Playoffs 2009. Segunda Parada

Alejandro Díaz Triguero
Llegados a este punto, ya tenemos superada la primera ronda de Playoffs tras el séptimo partido que disputaron anoche Miami Heat y Atlanta Hawks. Y comenzó la segunda ronda con el primero de los duelos entre Dallas Mavericks y Denver Nuggets, así que vamos a hacer un resumen de lo visto desde nuestra anterior parada de Playoffs hasta hoy, así como un vistazo a lo que será las semifinales de Conferencia.

Como habíamos anunciado en la anterior entrada, ha destacado sobremanera el bajo rendimiento de los Hornets. Se habla de que hay mal rollo entre las dos estrellas del equipo (Paul y West), lo que unido a los problemas de lesiones de Stojakovic y Chandler ha dado como resultado una imagen bastante distorsionada de los que nos ofreció este equipo los Playoffs de la temporada pasada: un equipo sin ideas, falto de ritmo y cansado. Les falta un escolta, que el año pasado fue Morris Peterson y este año han intentado que sea Rasual Butler, un jugador con menos clase y bastante menos experiencia. Prevemos que habrá cambio de aires en New Orleans. Posiblemente uno de los dos jugadores interiores hará las maletas para que llegue otro jugador exterior. También destacar cómo nuestro hasta ahora MVP de la postemporada ha dado una lección de juego a Chris Paul, en ambos lados de la cancha y ratificando lo importante que es en cualquier equipo. Hablamos por supuesto de Chauncey Billups.

No puedo decir que me sorprenda la eliminación de los Spurs, que con la baja de Ginobili y Duncan renqueante son bastante menos mortíferos, pero sí lo ha hecho la forma, llegando a perder incluso de más de 20. Para los Spurs la solución debe ser fácil. Ante la carencia de hueco en el límite salarial y su baja elección en el Draft deberán optar por hacerse con agentes libres que estén dispuestos a ayudar cobrando el mínimo para un veterano. En Mason y George Hill han descubierto dos jugadores jóvenes que les ayuden desde el banquillo, renovarán a Michael Finley e Ime Udoka y se harán posiblemente con Rasheed Wallace. A los tres grandes no los moverán, pero el tren de un quinto anillo para San Antonio se esfuma al ritmo que la rodilla de Duncan y el tobillo de Ginobili se inflaman tras cada partido.

Finalmente Orlando hizo valer el factor cancha y la superioridad de su plantilla precisamente en el partido en el que faltaron su escolta titular y Dwight Howard. Los Sixers han sido desde el primer momento de temporada un equipo sin rumbo. La baja de Elton Brand limitaba mucho la capacidad de acción de Mo Cheek, y aunque la llegada de Di Leo mejoró los resultados, la baja para lo que quedaba de temporada de Brand minimizaba la proyección de este equipo al empezar la temporada. Ahora deberán intentar la renovación de Andre Miller (que querrá volver a Los Ángeles aunque sea ganando mucho menos) y cuentan con una base de futuro y talento, tanto en el juego interior como exterior. El problema será hallar uno de esos directores de juego que tan poco abundan en la Liga para dar sentido al guión que se marque este equipo de cara a la próxima campaña.

Hasta los siete partidos llegó la serie entre Miami y Atlanta, con victoria final para el equipo con mejor récord en temporada regular. Wade se quedará sin el MVP, Spoelstra sin el premio al mejor entrenador y Beasley sin el de rookie del año, pero a nivel colectivo los Heat pueden estar más que orgullosos. Han pasado de ser el peor equipo de la Liga a ser quintos en su conferencia con 43 victorias, forzando siete partidos frente a Atlanta. La próxima temporada mantendrán el mismo bloque salvo la baja de Moon, al que muy posiblemente renovarán y O´Neal ejercerá la opción de quedarse un año más en Florida, por lo que no tendrán mucho margen en el mercado de agentes libres. De todas formas, deben pensar en el verano de 2010 y renovar a toda costa a Dwayne Wade.

Y de la serie entre Boston y Chicago se ha escrito ya todo lo que se podía decir. La han catalogado como la más espectacular de los últimos años, con siete prórrogas en siete partidos y una diferencia media a favor del ganador de poco más de 3 puntos en todos los encuentros, excluyendo el tercero. Chicago por tanto cierra una gran temporada que le hace mirar al futuro con optimismo. Se habló de la destitución de Del Negro, pero lo cierto es que ha sabido sacarle partido a una plantilla joven, apuntalada magistralmente a mitad de temporada con la incorporación de veteranos como Miller y Salmons. Rose ha sido el jugador que se esperaba o incluso mejor, Noah y Thomas han rendido a buen nivel y Gordon ha ejercido de líder cuando tenía que hacerlo. Y les ha faltado Luol Deng casi toda la temporada y Hinrich ha estado lesionado. Ahora deberán rascarse el bolsillo en retener a Gordon para mantener el mismo bloque que ha forzado a los campeones siete partidos en primera ronda.

Por último, los Blazers han caído previsiblemente contra los Rockets 4-2. Cuando acabe la temporada hablaremos largo y tendido de los españoles de la NBA, así que me centro en criticar la gestión del equipo por parte de McMillan. Los Blazers han sido previsibles, faltos de imaginación y tremendamente inexpertos. En lo último nadie tiene la culpa, pero en los primero McMillan la tiene y mucho. En ninguno momento ha optado por salirse del guión, ni aun estando 20 abajo en el sexto y definitivo. Tiene este equipo una gran plantilla, joven y con margen de mejora, y dinero para gastar este verano. Renovarán a Blake y Outlaw y dejarán ir a Frye, traspasarán a Sergio y puede que alguno más para hacerse con un ala-pivot defensivo y un base de más cerebro y talento que Blake (puede que Andre Miller), aunque eso ya lo tengan en casa.

Anoche también se celebró el primer partido de segunda ronda entre Dallas y Denver con victoria para los de Colorado con un gran Billups de nuevo. Si el base de los Nuggets sigue a este mismo nivel tendremos a Denver en Final de Conferencia y dándole miedo al que se ponga por delante. Y Iverson mientras descansando en casa.

Para ponerse la piel de gallina

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib