Suscríbete con RSS

Deja tu Email

23 de agosto de 2009

Con Polonia en el horizonte

Alejandro Díaz Triguero
Después de unas buenas vacaciones por tierras gallegas (altamente recomendable), vuelvo a escribir en el blog con la mirada puesta hacia dos frentes: el Eurobasket de Polonia y la situación de Ricky Rubio.

Del Eurobasket en primer lugar querría destacar la ausencia después de 78 años de la selección italiana. Del oro de Francia en el 99 a la plata de Atenas y el posterior declive, paulatino, y que curiosamente coincide con una etapa en la que tres italianos juegan en la NBA, si bien es cierto que ninguno al nivel que presentaron en Europa. Perder contra Finlandia habla muy mal de la situación italiana, más que preocupante. Echaremos de menos la competitividad italiana.

De la selección española nada nuevo que contar. La baja de Berni Rodríguez ha sido suplida por Sergio Llull, al cual estamos más acostumbrados a ver en la posición de base pero, que ha sorprendido gratamente a Scariolo como escolta, tanto por su capacidad defensiva como por su despliegue físico. En los partidos de preparación aún así creo que ha tomado más protagonismo en ataque del que debería. Me alegra la vuelta de Garbajosa al nivel de hace 3 años y ver que Navarro está al 100%. No me preocupa la baja de Pau, ya que aun sin él, este equipo es superior a la mayoría de las selecciones presentes en Polonia. La primera fase le servirá a Gasol como preparación y mientras, Marc continúa demostrando su excepcional nivel, anotando y defendiendo y a su vez demostrando su gran capacidad de pase, de la cual se están aprovechando los aleros. Claver tiene que lanzar más y sobretodo penetrar. Jugará más minutos de los pensados por la baja de Mumbrú y es buen momento para hacer ver a Scariolo que es algo más que un jugador de proyección.

Del resto de selecciones del Eurobasket me gusta mucho la plantilla que ha llevado Eslovenia, aunque como casi siempre acabará cayendo antes de tiempo. Les falta competitividad. En Grecia faltan Papaloukas y Diamantidis y será interesante si podemos ver a Kosta Koufos más minutos que en Utah y a Nick Calathes, aunque siempre serán un candidato a medalla al igual que Lituania, sin Jasikevicius ni Siskauskas, y Rusia, sin Kirilenko y Holden. Alemania y Gran Bretaña no contarán con Nowitzki ni Deng, Gordon y Azubuike respectivamente, lo cual les convierte en equipos muy asequibles, en especial los británicos, que si de esta manera pretenden preparar los Juegos de Londres… Croacia o Turquía, a pesar de algunas bajas, también pueden colarse finalmente en la lucha por las medallas. Pueden dar la “sorpresa” los anfitriones, Polonia, con Gortat e Ignerski como estrellas y Letonia, con Biedrins como estandarte. Lástima las bajas de Casspi en Israel y la de las habituales estrellas serbias.

Pero si alguna selección puede pelearle a la selección española el oro del Eurobasket es la aún no clasificada Francia. En el caso de que lo haga, que creo que así será, un quinteto formado por Parker, Pietrus, Batum, Diaw y Turiaf es muy potente, casi al nivel de España y más poderosos físicamente. No hay que olvidar que nos vapulearon en la final de consolación del Eurobasket de Serbia en 2005.

Finalmente, mención para el caso Ricky Rubio. Ojalá sea la última vez que hablemos del tema, por el bien de Ricky y de la selección. El jugador ha dicho que no tiene problemas en quedarse en el Joventut y Villacampa dice que lo dejará en la grada si se queda. La afición de Badalona sabe que Ricky es clave para el futuro del equipo, ya sea en lo deportivo en el caso de que se quedara, como en lo económico tras su venta. La situación del club obliga a Villacampa a comerse su orgullo y vender a Ricky, aunque ahora preocupa el precio. El Madrid es el que más ofrece (4 millones), aunque Rubio ya ha dicho que no tiene intención de marcharse al club madridista y que prefiere el Barça, que sabiendo la intención de el de El Masnou ofrece mucho menos dinero, en torno a 3 millones de euros. Dicen que Villacampa pide 3’5 para que se vaya al Barça, pero tiene las de perder. O se queda con Ricky sin más remedio que dejarlo jugar o lo vende al Barça por menos dinero del que pide y sanea su economía.

Y a la espera, los Wolves. Dicen que David Kahn está seguro que Rubio acabará en Minneapolis la temporada que viene. Argumenta que Rubio no irá al Madrid y Villacampa no lo venderá al Barça. La oferta de Dan Fegan (del cual en esta entrada prefiero no volver a hablar) es de algo más de 3’5 millones de euros y los derechos del jugador al volver a Europa en forma de derecho de tanteo, por encima del F.C. Barcelona. Todos queremos que la situación se resuelva antes del Eurobasket y personalmente, en dirección a la ciudad de los lagos. Con Kurt Rambis definitivamente como entrenador principal, Rubio puede crecer muchísimo en poco tiempo, ya que le daría las riendas del equipo desde el día uno.

Villacampa tiene el balón en sus manos y tres opciones; el Madrid espera en el poste bajo y doble marcaje, el Barça en una esquina dispuesto a fintar y penetrar mientras que los Timberwolves aguardan en el perímetro, sabiendo que son los mejores en el tiro tras bote y regate. Y Ricky en el banquillo, esperando a que por fin le den minutos y tenga algo que decir en este partido.

Por cierto, agradecer a la Revista Oficial NBA la publicación en su revista del mes de Agosto, en la sección Tocando la Red, de una fotografía con mi modesta colección de camisetas de basket.

Para ponerse la piel de gallina

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib