Suscríbete con RSS

Deja tu Email

26 de julio de 2010

No quiero ser como Elgin

Alejandro Díaz Triguero
Cuando a principios de la temporada 71-72 Elgin Baylor se retiraba como jugador profesional su legado baloncestístico iría más allá de los más de 23.000 puntos y 11.000 rebotes que conseguiría en su carrera. Su nombre desde entonces estaría ligado al de “Perdedor” y eso en el concepto pragmático del deporte estadounidense es algo que te marca de por vida. Justo en el momento en que el mítico alero decide retirarse los Lakers consiguen la que hasta ahora es la mayor racha de victorias consecutivas en la historia de la Liga (33) y al final de temporada se proclaman campeones venciendo a los Knicks, su primer título desde la mudanza a Los Ángeles, con Jerry West, Wilt Chamberlain y Gail Goodrich. Wilt ya había conseguido el título anteriormente con los Sixers en 1967, pero un jugador como Jerry West encontraba esa salvación a una carrera brillantísima en forma de anillo. West había perdido 7 finales en su carrera, pero el número de Baylor ascendía a 8. El que para muchos ha sido el precursor de la posición de escolta-alero espectacular y de jugadores como Julius Erving o Lebron James dejaba un legado de dudoso honor: a partir de entonces ningún jugador querría ser como él. Querrían ser ganadores.

La historia de la NBA ha estado marcada por jugadores talentosos que han sufrido una dinastía que les ha impedido llegar a ser campeones de la NBA. También es cierto que hay muchos más jugadores que pueden presumir de tener un anillo de campeón y de cuyos nombres no hemos oído hablar en la vida. Pero el hecho de ser un “perdedor” cierra puertas. De los 50 mejores jugadores de la historia sólo Elgin Baylor y el gran Paul Arizin no han ganado un título y jugaron antes de mediados de los 60. Pero la nota positiva es que la mayoría fueron fieles a sus colores, a su equipo de toda la vida, y salvo en casos excepcionales, decidieron cambiar de aires al final de sus carreras.

Si recordamos grandes jugadores de la historia que se fueron de la Liga de vacío siempre tenemos en mente a Charles Barkley, Karl Malone, Patrick Ewing, John Stockton, Bernard King, etc… La lista continúa y será más amplia cuanto avance el tiempo y jugadores como Allen Iverson, Chris Webber o Reggie Miller lleguen al estatus de leyendas. Y por intentarlo que no quede. Barkley aterrizó en Houston el verano después de que los tejanos se hicieran con el anillo en 1995 tras haber perdido las finales en 1993 con los Suns; Stockton se fue de la NBA como el jugador que más partidos había disputado con la misma franquicia (entre otros logros mayores) y el jugador que más partidos de Playoffs había disputado sin un título tras dos finales. En esta estadística le rebasó su amigo Karl Malone después de jugar una final más en aquel intento desesperado de gloría con los Lakers en 2004. Dave Bing o Pete Maravich se unieron a los Celtics entre el título del 76 y el del 81, pero no tocaron el cielo, como sí hizo Nate Archibald con los de Boston en 1981 o Clyde Drexler en 1995 arribando el día del límite de traspasos a unos Rockets que aprovechaban los pocos días que Jordan les había dado de tregua. Drexler había perdido dos finales, las mismas que perdió Ewing, antes los Rockets de la era “entre-retiradas” de Jordan y ante los incipientes Spurs de Duncan y Robinson.

La lista de jugadores que aprovechan el ocaso de su carrera para poder acceder al título es larga: Jerry Lucas, Oscar Robertson, Bob McAdoo, Kevin Garnett o Ray Allen. Pero la de perdedores leales a una franquicia es mayor. A Elgin Baylor le acompañan Stockton, Malone, Gervin, Ewing, Arizin, Wilkins y desde hace unas semanas no lo quiere hacer Lebron James. El ahora jugador de los Heat prefirió rendirse a los 25 y no seguir luchando más solo. Él no quiere ser como Elgin. Ni como Karl, ni como Pat. No quiere verse con 30 y tantos años juntándose con jóvenes estrellas fulgurantes y completando el roster de un equipo campeón. Él quiere ganar desde ya. Desde luego ha apostado a caballo ganador. Pero a mí me gusta el estilo West, el estilo Jordan. La lealtad y la búsqueda de gloria para quien te lo ha dado todo. O qué demonios, prefiero el estilo de Elgin. Hasta el último día de mi carrera peleando, dando lo último que mi rodilla podía dar, acompañando a mi franquicia a atravesar el país y cayendo hasta 8 veces de manera dolorosa. Seguro que Baylor ahora mismo, sentado en un brillante sofá de piel negro en su mansión de Los Ángeles, estará atónito ante todo eso de “La Decisión 2010”. Y sonreirá orgulloso pensando: “Yo no quiero ser como Lebron”.

PD: Con este post aporto mi pequeño grano de arena al proyecto de Skyhook y comienza mi colaboración con ellos.

24 de julio de 2010

No hacen falta tantos gallos en un mismo corral

Alejandro Díaz Triguero
Para crear un equipo ganador no hace falta juntar a tres grandes estrellas de la Liga. Es obvio que es una fórmula que funciona y que acorta ostensiblemente el tiempo de espera, pero no es un requisito. Ante la evidencia de éxito que supone juntar a Lebron James, Dwayne Wade y Chris Bosh en un mismo equipo, los actuales campeones, Los Angeles Lakers, han trabajado en mejorar una plantilla ya de por sí muy superior.

Como primer requisito básico, el hombre que dirijirá la plantilla desde el banco. Phil Jackson ejerce su último año de contrato en busca de alargar su leyenda y contribuir a establecer una base de trabajo en la franquicia de cara al próximo entrenador que llegue. Ya bien sea algún miembro del staff técnico (Brian Shaw, presumiblemente) o alguien llegado de fuera de la organización, el esquema sobre el que trabajar llevará implantado más de 10 años (con una pequeña escala de un par de años). Los Lakers tienen al mejor entrenador de la historia y lo mantienen una temporada más.

La renovación de Derek Fisher parecía por momentos enquistada. Un pequeño tira y afloja entre jugador y franquicia a los cuales separaban 5 millones de dólares y cantos de sirena desde Miami o Cleveland parecían acabar de nuevo con la relación Fisher-Lakers. Al final, entendimiento mutuo y lógico. Fisher perdona dinero a la franquicia a cambio de una temporada más asegurada. El bueno de Derek quiere su sexto anillo en Los Ángeles y agrandar una figura que sueña con tener el número 2 colgado del Staples.

Si mantienes al entrenador y a tu base titular y, con ello, el quinteto al completo, debes trabajar en mejorar aspectos algo menos agraciados del equipo. No es ninguna mentira decir que el banquillo de Lakers estaba bastante por debajo de lo que ofrecían los titulares. De estos jugadores de rotación acababan contrato Farmar, Brown, Morrison, Powell y Mbenga y, por lo tanto, la misión era hacerse con un base, un escolta, un alero, un ala-pivot y un pívot, es decir, un quinteto nuevo. Por ahora, sólo Powell (Atlanta) y Farmar (New Jersey) han firmado por otras franquicias, pero el equipo ya ha encontrado sustitutos.

Para la salida de Brown (con el que se sigue negociando su renovación, cada vez más lejana), posiblemente Lakers se baste con la adquisición vía Draft de Devin Ebanks, un jugador excelente defensor que en principio debería optar a una plaza en la plantilla, aunque no disfrutará de muchos minutos. Sustituyendo a Farmar en la posición de base suplente llega Steve Blake, uno de esos jugadores que no sabe hacer nada de manera excepcional pero que hace todo de manera aceptable. Blake mejora a Farmar en lanzamiento exterior, en control de tempo del partido y sobretodo en defensa. Además, Blake es más veterano y ha salido por el mismo precio que Farmar. Se sale ganando.

En la posición de alero suplente los Lakers han contratado a Matt Barnes. El veterano alero ex de Magic y Suns entre otros es de esos jugadores que tenían que acabar jugando en Lakers. Natural de California y formado en UCLA, se notaba en sus enfrentamientos frente a los campeones cierto rencor. Hoy ya es jugador amarillo y viene a sustituir a Artest desde el banco. Además de ser un gran defensor, es un jugador muy intenso y agresivo, competitivo y que puede anotar desde larga distancia en tiros abiertos. Por lo tanto suma más opciones desde el banquillo.

En las posiciones interiores el equipo angelino ha contratado a Theo Ratliff y ha elegido vía Draft a Derrick Caracter. Ratliff no creemos que sume mucho al equipo y probablemente no llegue a jugar ni un tercio de los partidos, pero cuando tenga que jugar suponemos mejorará las prestaciones de Mbenga en defensa (Ratliff es uno de los mejores pívots defensivos de la última década) y en ataque sumará igual: nada. Caracter es joven y ambicioso y si mantiene la cabeza serenada puede ser un auténtico robo del Draft. Ofensivamente es mejor que Powell y en principio aporta más intensidad. No es fácil arañar minutos en el juego interior de Lakers con Odom, Pau y Bynum, pero vistas las lesiones del pívot de New Jersey, no es descartable que tanto Ratliff como Caracter jueguen más de lo que se piensa.

Por lo tanto, Lakers mantiene al entrenador que les ha llevado a 5 títulos y dos finales más en 9 temporadas y al quinteto titular campeón el pasado mes de Junio, refuerza todas las posiciones de banquillo con jugadores más solventes defensivamente y se espera que Vujacic y Walton, sanos toda la temporada, asuman más protagonismo ofensivo. La estrella seguirá siendo Kobe y sobre él, Pau y Odom recaerá el peso ofensivo del equipo sin que ninguna nueva adquisición pida más protagonismo en ataque. Los Lakers han sabido fichar piezas indispensables para mejorar su banquillo y mantenerse como candidatos al anillo. No voy a dudar del sistema de los Heat para asaltar el título, pero siempre soy partidario de mantener un bloque y mejorarlo. Y en esto Lakers han sacado Matrícula de Honor.

13 de julio de 2010

La otra cara del Verano

Alejandro Díaz Triguero
El Verano de 2010 es el verano de los Agentes Libres, de los focos y flashes hacia Miami y de las especulaciones. Pero en este período es como si se estuviera jugando una Temporada Regular de la NBA y Playoffs incluídos. Y como hay ganadores, también hay perdedores. Mientras Miami Heat parece haberse llevado el premio gordo, otras franquicias con amplias aspiraciones este mes de Julio se han ido de vacío. Fraquicias como Clippers o Nets se conformarán con repuntar sus jóvenes plantillas mientras que Chicago y New York, a la espera de alguna gran incorporación más, se conforman con algún segundo plato libre. Pero no me quiero centrar en estas plantillas que, al fin y al cabo, llevan algunas temporadas siendo sacrificadas para obtener algo gordo este verano y es un riesgo que han asumido. Me refería a las verdaderas perdedoras, equipos de Playoffs (o casi) que de buenas a primeras ven aparecer una luz blanca al fondo del túnel, un abismo bajo sus pies sin una rama a la que aferrarse. Cleveland, Utah, Phoenix y Toronto se quedan compuestas y sin novios, echando imaginación para una reconstrucción express de verano viendo como sus piezas angulares marchan a mercados más potentes o hacia climas más benignos.

Los Cavaliers se convierten desde ya en el "Despechado" oficial de la NBA. La fea y fría ciudad de Ohio ha sido cambiada por una más joven, más bronceada y que usa Bikinis talla XS en caderas y bustos talla XL. Además, todo fue rápido, sin avisar y delante de todos sus amigos. Lebron James anunció su decisión de unirse a Wade y Bosh a cambio de un traspaso de esos que incluyen "Trades Exception" y demás adquisiciones nulas dejando a los Cavs pensativos y ante una tarrina de helado. Lo mejor es que la franquicia aún tiene mimbres para seguir trabajando y convertirse en candidato a Finalista del Este. Una plantilla con Mo Williams, Parker, Jamison, Varejao, Hickson, West, Gibson o Powe más algún refuerzo más es plenamente competitiva en el Este y más teniendo en cuenta que los equipos que más se han reforzado (Miami, Chicago, Boston) ya ocuparon plazas de Playoffs. El problema será las sensaciones y el efecto que pueda tener la salida por la puerta de atrás de James en una plantilla y una franquicia que se crearon para él, donde se eligió a un entrenador que estuviera dispuesto a soportar al "King" y donde sus compañeros sabían lo que se cocía. Desde luego, repetir 60 victorias y asaltar las Finales de Conferencia ya está fuera de su alcance. Y si lo consiguieran, el mito de Lebron James en Cleveland caería estrepitósamente.

Los Suns son un equipo en constante bajada de prestaciones y que sin embargo la temporada pasada fue Finalista del Oeste. Steve Nash es el único jugador que se mantiene en plantilla desde los gloriosos tiempos de Mike D'Antoni en el banco dada las salidas de Amaré Stoudemire y Leandrinho Barbosa, un All-Star y el que fuera mejor Sexto hombre de la Liga. Como sustitución los Suns se hacen con Hakim Warrick, un gran ala-pívot pero que no es ni en capacidad ofensiva ni en talento el 50% de lo que era Stoudemire y no suma en defensa ni un 10% a lo poco que de por sí aportaba el ahora jugador de los Knicks. Si el método D'Antoni, heredado y perfeccionado en defensa por Gentry, se basaba en el juego de pick'n'roll entre Nash y Stoudemire, ahora deberá acoplarse a un nuevo jugador que probablemente ni siquiera parta como titular, ya que la franquicia ha apostado a que Channing Frye continúe con contrato de jugador titular. Robin Lopez no es ni será un jugador clave en un equipo ganador que basa su juego en ataque. Barbosa, tras problemas de lesiones, no ha vuelto a mostrar el nivel de hace 3 ó 4 temporadas y su sustituto será Hedo Turkoglu, un alero de los que gusta tener el balón y decidir. Para eso ya está Nash, que maneja el balón el 80% de la posesión y que toma la decisión de si pasar o tirar el 90% de los ataques. Turkoglu puede partir como titular y relegar al banquillo a Gran Hill, un veterano que ha mostrado más implicación y profesionalidad que el turco en casi el doble de temporadas en la Liga.

Los Utah Jazz salen escaldados de este verano. Desde la muerte de Larry H. Miller, el mítico propietario mormón, con fama de ser bastante agarrado, tomó las riendas su hijo, que al parecer ha heredado y elevado al cubo la fama de su padre. Desde Febrero pasado Utah ha dejado salir a dos de sus titulares y de momento a dos de sus jugadores de banquillo más importantes y sólo ha recibido dinero y a Gordon Hayward vía Draft. Deron Williams amenaza con presentarse al primogénito Miller como el fantasma del pasado, presente y futuro antes de que llegue Navidad. La salida de Brewer se justificó en que la plantilla gozaba de muchos "guards" como si Sundiata Gaines, Ronnie Price o el rookie Wesley Matthews fueran piezas de total garantía. Williams por entoces estalló, pero la marcha de Kyle Korver y sobretodo Carlos Boozer a cambio de nada este verano puede terminar por hacerle saltar por los aires. Para colmo, los Blazers han presentado una oferta por Wesley Matthews de 34 millones en 5 años que los Jazz aún no han igualado para retener al jugador, por lo que el base estrella de los Jazz puede estar tornándose color verde y cabrearse como si de Hulk se tratara. El colmo es la casi confirmación de que llegará Al Jefferson, ala-pívot de esos que brillan en equipos perdedores con nulo juego en equipo y nula implicación en los proyectos.

Por último, los Toronto Raptors dejan los deberes para el último día, como cuando tienes un examen y el día antes aún piensas que puedes aprobar con lo poco que has estudiado. Los Raptors han esperado a que Bosh se decidiera a fichar por otro equipo para empezar a moverse como si tuvieran esperanzas de que el tejano continuara. A cambio de Bosh, vía "Sign and Trade", llega una "Trade Exception" que utilizaran para hacerse con Boris Diaw y Tyson Chandler dejando marchar además de José Manuel Calderón y Reggie Evans. Negocio "redondo" sobretodo teniendo en cuenta el bajo nivel mostrado por los dos jugadores recibidos las dos últimas temporadas y que ocupan los puestos de ala-pívot y pívot, los mismos que tu estrella Andrea Bargnani y tu apuesta del Draft Ed Davis. Al menos la salida de Turkoglu es beneficiosa porque recibes a un escolta anotador (Barbosa) que veremos si ejerce de titular por primera vez en su carrera, aunque a cambio te puedas cargar la progresión de tu último rookie Demar DeRozan y dejes a la vista de todos que pagarle ese contrato a Turkoglu fue un enorme error. Si ya el año pasado sufrieron para ser 8º (finalmente 9º), este año pueden caer más abajo.

De momento, equipos que ocuparían las últimas posiciones en la temporada regular del Mercado de Agentes Libres. Veremos si dan un último estirón.

9 de julio de 2010

Mercado de Agentes Libres: Wade es "el capo"

Alejandro Díaz Triguero
O eso se desprende visto que las otras dos grandes estrellas de este mercado de Agentes Libres han decidido acompañarle al Sur de Florida en busca de gloria. Miami, junto a Chicago, fue la franquicia que más y mejor se movió de cara a dejar espacio salarial para acoger a más de una estrella la próxima temporada. Tanto el propio Wade como Lebron James y Chris Bosh jugarán el próximo año en los Heat ocupando de por sí todo el límite salarial impuesto por la NBA para este año (58 millones de dólares). Habría que decirle a Pat Riley que como mínimo tiene que haber 5 jugadores en cancha, sobretodo viendo que las opciones de Bosh y James están por ver que no sean un "Sign and Trade". De momento los Heat cuentan con 8 jugadores: a los tres citados antes, Michael Beasley (pie y medio en los Wolves), Mario Chalmers y los futuros rookies Varnado, Butler y Pittman. A mí con eso no me da para ganar un título (que no sea en un videojuego).

Esto no es un Big Three al uso, no son los Celtics o los Spurs. Los Heat son la franquicia de Wade, su casa, y Lebron y Bosh son sus amigos invitados. Y como amigos que son, les permitirás ir a la nevera y pillar algo de comer o picar sin preguntarte, pero como invitados que son no les dejarás que vayan a ese cajón o ese armario donde guardas tus cosas más personales, esas que te da vergüenza que la gente vea. No me imagino a Wade, un jugador campeón de la NBA y MVP de las Finales y máximo anotador de la historia de la franquicia, permitiendo que en los momentos calientes el balón se la juegue otro, recibiendo focos y atenciones. Y Lebron James es el ego personificado, el jugador que creó una especie de Reality para anunciar su decisión la próxima temporada (algo cantada desde un par de días antes). Tendrá que compartir balón con Wade e incluso se ha hablado la posibilidad de que ocupe el puesto de base, algo que ya intentara sin éxito un entrenador del calibre de Paul Silas en la temporada de novato del de Akron. No le veo subiendo el balón y ordenando jugadas para otros. Y Chris Bosh no es un complemento. Vale que es un jugador que ha mejorado mucho la faceta defensiva y reboteadora, pero no puede ocupar el papel de Garnett en los Celtics. No es un líder natural, no es un jefe en la zona. Se han unido tres de los diez mejores jugadores de la Liga en la actualidad, pero no les veo complementarios. Wade y Bosh sí, Lebron y Bosh sí, los tres no. Ya se habla de "futura dinastía" de los Heat, y no lo dudo, pero aún tienen que juntar algunas piezas más para formar un equipo: un base solvente, un especialista defensivo, un sexto hombre, un jugador interior duro... y eso sin apenas dinero.

Del resto de noticias de la Liga, los Bulls se harán con Carlos Boozer y de momento se sondea la opción Sign and Trade. Los Bulls perseguían a dos grandes Agentes Libres y se hacen con un gran jugador, pero seguro que no lo que ellos esperaban. Aún quedan algunos buenos complementos libres, pero lejos de crear un equipo plenamente competitivo. Veremos cómo explotan los aficionados Jazz y sobretodo Deron Williams con la salida de Boozer. Los Knicks se han movido rápido visto que la opción Lebron era una quimera contratando a Stoudemire. Barajando la opción de un base titular como Ridnour o Felton, Stoudemire será más o menos lo que era hasta ahora David Lee pero cobrando 20 millones de dólares. No es un jugador ni bueno en defensa ni bueno en rebotes y nunca ha brillado demasiado sin Nash a su lado y sintiéndose una referencia. Más de lo mismo en los Knicks, que además van a realizar un "Sign and Trade" con Lee a los Warriors a cambio de Anthony Randolph, Kelenna Azubuike y Ronny Turiaf. No me pinta bien el panorama en Nueva York un año más.

En el resto de franquicias mucha continuidad. Seguirán en sus equipos Nowitzki, Ray Allen y Paul Pierce, todos rebajando sensiblemente su caché para lograr espacio y nuevas adquisiciones. Era algo de preveer, puesto que así continúan manteniendo un gran bloque en sus franquicias y pueden optar a mejorar la plantilla con el poco salario que les quede libre. De momento los Celtics han fichado a Jermaine O'Neal por dos temporadas y ha renovado por Dallas Brendan Haywood, jugador necesario en el futuro de los Mavs y uno de los pocos pívots decentes en el mercado. Por el máximo renovaron en Memphis a Rudy Gay, dando continuidad de esta manera al brillante proyecto iniciado la temporada pasada, y en Atlanta a Joe Johnson. Los Hawks pagarán a Johnson 20 millones de dólares en cada uno de sus cinco años en la ciudad del estado de Georgia, una locura vista su aportación en los pasados Playoffs.

Dentro de la sección de "adquisiciones de nivel medio", los Lakers contrataron a Steve Blake por 16 millones de dólares en cuatro años. A la espera de la renovación de Fisher (ambas partes quieren pero les separa 5 millones de dólares), Blake puede ejercer como un más que solvente segundo base. Fichaje bendecido por Kobe y Pau, Blake es un decente tirador, un decente defensor, un decente pasador, un decente director de juego y no busca el protagonismo que sabe no tendrá, no pierde la cabeza y cumple. Buen fichaje. Chris Duhon ha vuelto a engañar a una franquicia NBA, en este caso Orlando Magic, y les ha sacado un contrato de 4 años y 15 millones de dólares. Travis Outlaw intentará formar parte de la reconstrucción de los Nets a cambio de 35 millones de dólares en 4 temporadas y los Bucks se movieron rápido para renovar a John Salmons y además firmar a Drew Gooden. Por último, Darko Milicic seguirá en la NBA tras firmar por 4 años con los Wolves (que negocian con Cavs el traspaso de Flynn) y llega Nikola Pekovic desde Panathinaikos; los Raptors renovaron a Amir Johnson por 35 millones en 5 años, una barbaridad visto el nivel del jugador, y a Linas Kleiza a falta de que los Nuggets ejecuten o no la opción de igualar la oferta; y los Suns le han dado cifras similares a Channing Frye por renovar con la franquicia mientras que los Clippers contratan a Ryan Gomes.

Los Miami Heat de momento se han llevado el premio gordo. Quedan muchas piezas importantes y apetecibles aún disponibles en el mercado y muchos movimientos por realizarse, pero desde ya los Heat se convierten en el rival a batir. Veremos si el mayor de sus rivales no son sus propias estrellas.

4 de julio de 2010

Dos años (y un mes) de recorrido

Alejandro Díaz Triguero
El pasado día 6 de Junio se cumplían dos años del nacimiento de este blog. La verdad es que he comentado en más de una ocasión que no soy muy dado a celebraciones de este tipo, pero no sé por qué pienso que la ocasión lo merece. Después de este período, me gustaría hacer un pequeño recorrido por la "historia" de este blog.

La idea surgió allá por el mes de Junio de 2008, poco antes de las finales entre Los Angeles Lakers y Boston Celtics con la idea de ser un espacio polideportivo donde expresarme y compartir ideas con personas con mis mismos gustos. De hecho, incluso escribí algunos post sobre la Eurocopa de Fútbol, algo que tras una pequeña encuesta, quedó en anécdota, ya que el blog se mantuvo como espacio para hablar únicamente de baloncesto (aunque no es descartable algún Off-Topic). Lo que pasa es que esto de los blogs se alimenta de comentarios y visitas y en ese sentido, la cosa no funcionaba. Tuve el blog muy abandonado y sin escribir desde julio a octubre, cuando de nuevo me atreví realizando una previa de la temporada que comenzaba. En Diciembre de 2008 instalé un contador de visitas y la cosa en cuanto a comentarios y visitas seguía sin tirar hacia adelante hasta que en Enero de 2009 se vuelve a entrar en un período oscuro y de abandono.

A partir de Abril de 2009 la cosa cambia. Comienza una mayor regularidad en la publicación de post, aunque el ritmo seguía muy lento, pero comienzan a aparecer los primeros comentarios. Poco a poco comienzo a colaborar en los comentarios de los blogs que sigo hoy día y la pequeña familia de bloggers que hemos creado comienza a crecer para mí. Tras un Eurobasket en el que me centré bastante y con actualizaciones casi diarias, en Octubre de 2009 ocurrió un hecho trágico que terminó por unirme más a los camaradas blogueros que hoy conozco. La muerte de Andrés Montes supuso que conociera de primera manos muchos de los blogs amigos de este blog y así enlazar mayor relación y amistad con sus creadores. A partir de ahí han sido más de 7 mil visitas única en 8 meses de las apenas 8 mil con las que cuenta el blog. Todo esto derivó en un cambio de aspecto del blog y sobretodo en una dependencia a visualizar las actualizaciones de mi blogroll y entrar directamente a leer y comentar en los blogs amigos. El buen rollo y la sintonía con el resto de blogueros espero desemboque en la Reunión de Bloggers de Basket que poco a poco estamos organizando.

Y así hasta ahora, dos años después de aquel Junio de 2008, este blog ha aparecido en la Revista Oficial NBA en su número de Junio de 2010, ha sido recomendado vía twitter por gente como Miguel Ángel Paniagua (Cadena SER, Solobasket, Gigantes), Jesús Sánchez (Marca) o Eduardo Schell (Marca), fue elegido Blog del Día por esta misma Web y sobretodo, me ha permitido conocer y poder interactuar con gente fantástica que le gusta lo mismo que a mí. La familia ha aumentado y lo sigue haciendo, pero yo quiero acordarme de algunos de ellos (espero ninguno se moleste por no estar en esta pequeña lista). Un saludo enorme a J-Bo, BigBen, dennis_mora91, The Virus, Mo Sweat, Jacobo Rivero, General Espartero, Cross, costalgaraldals, kurtkbain, Mr. Naismooth, Jota Villaluenga, Charlie9908, Pablo Marín, Juandi Mora, Bryan García y uno muy grande a Pirrimarzon, al que esperamos esté muy pronto con nosotros y que no nos falte en la reunión. A todos los que léeis y comentáis este blog, muchas gracias también por hacer que siga teniendo ganas e ilusión (ahora más que nunca), por escribir cada día. Simplemente trato de mostrar y opinar sobre lo que más me gusta en esta vida y hacernos un poco partícipes a todos. Aunque no me hubiera gustado que todo el devenir actual de este blog viniera por aquel trágico 16 de Octubre, siempre pensé que Andrés Montes era alguien especial en mi vida. Y en cierto modo me puede haber ayudado allá donde esté, ¿quién sabe? Él siempre dijo que la vida puede ser maravillosa.

Ahora os dejo un Top 25 de los que creo han sido los mejores Post de estos dos años.

Hasta pronto Seattle (Octubre 2008)
Pensando en 2010 (Diciembre 2008)
Seguimiento Eurobasket 2009 (Septiembre 2009)
La nueva ruta de la Seda (Diciembre 2009)
Y ahora ¿qué? (Enero 2010)
Análisis de los Rookies I, II y III (Marzo 2010)
La "fiebre Lebron" (Mayo 2010)

2 de julio de 2010

Uno de los nuestros en el Madison (Parte III)

Alejandro Díaz Triguero
Se acaba el serial sobre Sergio Rodríguez en este blog con el final que, al menos un servidor, ni esperaba ni celebra. Mañana martes se hará oficial lo que era oficioso desde hace un mes: que Sergio Rodríguez jugará en el Real Madrid la próxima temporada. Después de que, al parecer, al menos Knicks, Bobcats, Grizzlies y Heat hubieran preguntado por el canario, Sergio se ha decantado por la opción de volver a Europa.

La oportunidad ahora luce mejor que nunca, pero no probablemente para el jugador, si no para todos aquellos que llevan cuatro años presumiendo de que ellos sabían que Sergio Rodríguez se había precipitado, o para aquellos que decían que no estaba maduro, que no es jugador para la NBA, que se había equivocado. Ahora además, la mayoría de ellos estarán con la guadaña preparada esperando una debacle de Sergio Rodríguez en el Real Madrid. Es posible que tengan razón, que Sergio se fue demasiado joven a la NBA. Alguna temporada más como jugador de Estudiantes (o de algún equipo que compitiera en Euroliga) le habría venido genial de cara a prepararse físicamente y mejorar aspectos como el tiro o la defensa. Pero Sergio eligió marcharse a la NBA y ser el español más joven en debutar en la mejor liga de baloncesto del mundo. Su balance cuatro años después no es lo que se esperaba, pero su última media temporada en los Knicks dejaban la puerta abierta a un futuro más longevo en la Liga en un estilo acorde al suyo y bajo un entrenador que le diera confianza.

Pero lo más inexplicable de todo es que Sergio Rodríguez decide abandonar la NBA justo el año en que es Agente Libre y donde aquella franquicia que intente hacerse con sus servicios es porque confía en él y le van a dar confianza. Económicamente, su contrato con el Real Madrid es menor que una Qualifying Offer que pudiera recibir de alguna franquicia NBA, así que suponemos que Sergio busca minutos y sentirse importante y de alguna manera, volver a la Selección Española. ¿Es el Real Madrid su mejor destino? Sergio iría a ocupar la posición de base suplente en un Real Madrid donde la manija de juego que marca Messina la lleva Pablo Prigioni, diametralmente opuesto a Sergio Rodríguez, y que disputa casi 30 minutos por partido. Veremos qué rol ocupa Sergio en el Real Madrid.

En este loco verano de Agentes Libres en la NBA Sergio Rodríguez podría haberse ganado un puesto en muchas franquicias ganadoras de la Liga como segundo base con un sueldo de unos 3'5 ó 4 millones de dólares y gozando de confianza. Al final ha elegido la solución fácil, la de volver al baloncesto español a un club de primera línea donde tiene mucho más que perder que ganar. Una solución que nos deja sin terminar de ver explotar a uno de los mayores talentos que ha dado el baloncesto español en la NBA. Disfrutaremos de su baloncesto en la ACB. Buena suerte al Chacho. Me parece que la necesitará.

Para ponerse la piel de gallina

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib