Suscríbete con RSS

Deja tu Email

31 de marzo de 2011

Final Four March Madness: Kentucky Wildcats

Alejandro Díaz Triguero
Nombre: University of Kentucky
Localidad: Lexington, Kentucky
Estudiantes: 27.200 aprox.
Pabellón: Rupp Arena
Conferencia: Southeastern Conference, División Este
Jugadores NBA destacados: R. Rondo (Celtics), T. Prince (Pistons), J. Wall (Wizards), D. Cousins (Kings), Eric Bledsoe (Kings), K. Azubuike (Knicks), J. Meeks (Sixers)
Entrenador: John Calipari (2ª temporada)
Quinteto: B. Knight (Fr), D. Lamb (Fr), D. Miller (Jr), T. Jones (Fr), J. Harrelson (Sr)

John Calipari entra en la historia del baloncesto universitario emulando a Rick Pitino como los únicos entrenadores en llevar a la Final Four a tres equipos distintos. El ahora entrenador de Kentucky llevó anteriormente a la Massachusets de Marcus Camby y a la Memphis de Derrick Rose entre los cuatro mejores equipos del año, aunque nunca ha conseguido el título (de hecho lo que sí ha conseguido es que sus dos anteriores apariciones queden eliminadas por irregularidades en los reclutamientos). Los Wildcats han realizado una temporada difícil en la que vieron como hasta nueve jugadores se marchaban, incluídos sus seis jugadores más utilizados. Con todo eso, Kentucky supo reclutar perfectamente un año más y ha vuelto a estar en la élite de la SEC. Tras un récord de 12-2 fuera de Conferencia, en la SEC marcó un récord de 10-6, lo que le hizo ser segundos al final de la Temporada Regular. Finalmente se impusieron a Florida en el Torneo de Conferencia de la Southeastern tras haber vencido a Mississippi y Alabama anteriormente, logrando el billete directo para este Torneo Final.

El Comité de Selección decidió otorgarles el seed número 4 de la Región Oeste, lo cual les obligaba, si todo marchaba bien, a cruzarse primero con West Virginia y luego con Ohio State si quería ser equipo de Elite Eight, el techo de los Wildcats el año pasado. Pero antes esperaba en Segunda Ronda Princeton, el clásico equipo de Ivy League mal situado y poco valorado en el cuadro. Ante los Tigers Kentucky necesitó de una canasta casi sobre la bocina de Brandon Knight para ganar después de haber llegado a estar 5 puntos abajo a falta de 11 minutos. La canasta de Knight y los puntos de Darius Miller y sus jugadores interiores, Harrelson y Jones, evitaron una de las mayores sorpresas del Torneo. Para Tercera Ronda el rival sería West Virginia, o peor aún, Bob Huggins, ante quien Calipari tenía un historial de 1 victoria en 9 partidos, incluido el que los dejó fuera de la Final Four la temporada pasada. Pero este año esa maldición se rompería gracias sobretodo a los 30 puntos de Brandon Knight, que anotó 7 de los últimos 9 puntos de su equipo, todos de tiro libre y sin fallo.

El partido clave era las Semifinales Regionales. Aquí se enfrentaban al mejor equipo de la nación, Ohio State, máximo favorito al título. Y el héroe por tercer partido consecutivo volvió a ser Brandon Knight, que ha mejorado considerablemente sus prestaciones en este Torneo Final, sobretodo desde la larga distancia. Con una canasta a 9 segundos del final (y el posterior fallo de William Buford), apoyado en DeAndre Liggins desde el banco, Knight metía por segundo año consecutivo a Kentucky entre los 8 mejores equipos. Para llegar a la Final Four sólo faltaba deshacerse de un escollo, North Carolina, número 2 regional. El máximo anotador de los Wildcats fue una vez más Brandon Knight con 22 puntos, aunque todo el quinteto titular de Kentucky estuvo por encima de los 10. Dominaron todo el encuentro, pero el talento y la defensa de los Tar Heels provocó que se llegara a los 3 últimos minutos con el marcador empatado. Dos triples, uno de Knight y otro de Liggins, dejaban el partido casi sentenciado, a falta de que el base de los Wildcats sellara el resultado a base de tiros libres. Victoria por 76-69, pase a la Final Four y Calipari entrenando en la historia del Torneo.

Pero las eliminaciones sorprendentes de Ohio State y puede que incluso North Carolina no deben negar la realidad. Calipari es el segundo entrenador que más cobra de toda la NCAA, Kentucky es un programa con tradición ganadora (7 títulos, sólo por detrás de UCLA) y acababa de reclutar a dos de los mejores jóvenes de instituto del país, Knight y Terrence Jones (el año que viene serán cuatro de los quince mejores reclutamientos). El problema es que en los últimos años los mejores jugadores de Calipari acaban marchándose rápidamente a la NBA. Le pasó el año pasado con Wall, Cousins, Bledsoe u Orton y parece que se repetirá este año al menos con Knight (que continúa la tradición de bases-escoltas de Calipari, como Derrick Rose, Tyreke Evans o John Wall, que abandonan tras un año en la Universidad) y Terrence Jones. Esta situación es la que provoca que Calipari use una rotación de 6 jugadores, que incluye, además de su quinteto titular, a DeAndre Liggins, con alguna aparición esporádica de Eloy Vargas. El sistema de estos Wildcats es claro. Basan su defensa en su superioridad física (jugadores muy atléticos y de mucha envergadura) y en la agresividad en las líneas de pase. Con ello consiguen forzar pérdidas, dejar a los rivales por debajo de 64 puntos y con uno de los peores porcentajes de tiro de tres (32'8%) y en tiros de campo (39'3%). Además, es uno de los mejores equipos en tapones y rebotes. Todas estas variables desembocan en un juego eminentemente de contraataque, resultado de esa superioridad física y las ventajas adquiridas tras los rebotes y las recuperaciones. Si juegan en estático, la cosa se complica, pues su poca presencia interior se salda con un ataque siempre desde la línea de tres o penetrando a canasta. Si están Jones y Harrelson juntos, el primero aprovecha su mayor habilidad y capacidad de bote para amenazar de fuera a dentro; si solo está Jones, lo rodean de cuatro pequeños y ejerce de distribuidor desde el poste bajo. En definitiva, estos Wildcats sufren muchísimo si no se les deja correr y sobretodo si sus pívots tienen problemas de faltas. Y tienen la responsabilidad de ganar su octavo título y de hacerles ver al mundo que el sistema de Calipari no sólo sirve para crear estrellas de la NBA.

30 de marzo de 2011

Final Four March Madness: Connecticut Huskies

Alejandro Díaz Triguero
Nombre: University of Connecticut
Localidad: Storrs, Connecticut
Estudiantes: 29.000 aprox.
Pabellón: Harry A. Gampel Pavillion
Conferencia: Big East
Jugadores NBA destacados: Ray Allen (Celtics), Richard Hamilton (Pistons), Emeka Okafor (Hornets), Ben Gordon (Pistons), Caron Butler (Mavericks), Rudy Gay (Grizzlies), Charlie Villanueva (Pistons)
Entrenador: Jim Calhoun (25ª temporada)
Quinteto: K. Walker (Jr), J. Lamb (Fr), R. Smith (Fr), A. Oriakhi (So), T. Olander (Fr)

Cuarta presencia en la Final Four para los Huskies, que ya estuvieron en esta cita hace dos temporadas, la única de las tres jugadas hasta ahora en la que no vencieron. Connecticut ha vivido una de las temporadas más irregulares de su historia reciente en una plantilla repleta de novatos. Tuvo un comienzo de temporada esperanzador en los partidos fuera de Conferencia, con un récord inicial de 12-2 con victorias de mucho mérito ante Michigan State, Kentucky o Texas. Luego llegaría la Temporada Regular de la Big East y con ella las derrotas, terminando con 9-9, lo que les hizo caer al noveno puesto. En el Torneo de Conferencia, en el Madison, surgió la figura de Kemba Walker (que ya era el segundo máximo anotador nacional) para, sorprendentemente, ir dejando atrás a equipos como Georgetown, Pittsburgh, Syracuse y finalmente Louisville, haciéndose con el título y con el billete a este Torneo Final. Tras un final de temporada de 4 victorias en 11 partidos, Connecticut acaba la temporada como uno de los equipos más fuertes.

Para el Torneo Final el Comité de Selección valoró su enorme Torneo de Conferencia y les otorgó un seed 3 de la Región Este. En Segunda Ronda se enfrentaron a Bucknell a los que vencieron cómodamente por 81-52. En una Región Este en la que se comenzaron sin sorpresas, para la Tercera Ronda esperaban sus rivales de Conferencia, Cincinnati. Kemba Walker anotaba 33 de los 69 puntos de su equipo y guiaba a una victoria relativamente sencilla.

En Semifinales Regionales llegaba el duelo frente a San Diego State. Frente a una de las mejores defensas del campeonato, Walker volvió a dar un recital con sus 36 puntos (4 triples), muy bien secundado por el freshman estrella del equipo, Jeremy Lamb. La victoria fue trabajada (74-67) y sólo la Arizona de Derrick Williams se interponía entre ellos y la Final Four. El partido frente a Arizona fue de todo menos sencillo. Los primeros 10 minutos fueron de dominio de los Wildcats, que finalmente se fueron al descanso por detrás 25-32. En la segunda parte Connecticut seguía aumentando su ventaja hasta los 9 (41-50), pero Arizona sabía lo difícil que había sido su camino hasta aquí, por lo que no se dieron por perdidos. Remontaron hasta llegar a ponerse por delante a falta de 6 minutos y a partir de ahí 7 puntos de Lamb y 4 de Kemba terminaron por situar el 63-65 después de que Jamelle Horne fallara el triple decisivo. Los Huskies volvían a la élite del baloncesto después de que la temporada pasada se quedaran fuera del Torneo Final.

Intentar ocultar que el sistema ofensivo de estos Huskies gira en torno a Kemba Walker es engañarse. El base nacido en el Bronx ha liderado a su equipo en anotación en 33 de los 39 partidos disputados este año, incluidos los 9 jugados entre el Torneo de la Big East y el Torneo Final. Además, Walker lanza algo más de 18 veces a canasta por partido mientras que el segundo anotador del equipo, Alex Oriakhi, no llega a 7'5. El ataque de los Huskies es Walker, que además lidera al equipo en asistencias, pero no lo es exclusivamente. Durante la temporada hemos visto actuaciones por encima de los 20 puntos del propio Oriakhi o los freshmen Lamb y Napiezz. UConn es uno de los equipos del país que mejor rebotea y tapona, aunque no es de las universidades que menos puntos recibe (65'7, la 103ª), y también es de las mejores en porcentajes provocados en los rivales (40% en tiros de campo y 32'9% en triples). Así pues, las opciones de victoria de Connecticut en este Torneo tienen un nombre, Kemba, y un apellido,Walker, pero es básico que se mantengan firmes en el rebote y la defensa y que surja al menos un segundo anotador fiable, ya sea Lamb o sea Oriakhi. En caso de llegar su tercer título les colocaría en la élite de los programas universitarios de Estados Unidos.

29 de marzo de 2011

Final Four March Madness: Virginia Commonwealth Rams

Alejandro Díaz Triguero
Nombre: Virginia Commonwealth University
Localidad: Richmond, Virginia
Estudiantes: 32000 aprox.
Pabellón: Stuart C. Siegel Center
Conferencia: Colonial Athletic Association
Jugadores NBA destacados: Eric Maynor (Oklahoma City Thunder), Larry Sanders (Milwaukee Bucks)
Entrenador: Shaka Smart (2ª temporada)
Quinteto: J. Rodríguez (Sr), B. Burgess (Jr), E. Nixon (Sr), J. Skeen (Sr), D.J. Haley (Fr)

En su décima aparición en el Torneo Final de la NCAA, los Rams se han colado entre las cuatro mejores universidades del país, cuando anteriormente sólo habían logrado avanzar hasta segunda ronda. Es la tercera vez que un equipo clasificado por debajo del puesto 10 se cuela en la fase final del Torneo. Anteriormente lo habían logrado Louisiana State en 1986 y George Mason en 2006, aunque ambas cayeron en semifinales ante unos rivales que a la poste acabarían siendo campeones (Louisville y Florida, respectivamente). Pero el camino recorrido a lo largo de la temporada no se corresponde con lo mostrado en el Torneo. Prepararon algunos partidos interesantes fuera de Conferencia, como ante UCLA, Tennessee o Richmond, pero acabaron cuartos en la Liga Regular de su Conferencia, firmando un récord de 3 victorias en los últimos 8 partidos. En el Torneo de Conferencia vencieron a Drexler y en semifinales sorprendieron venciendo al mejor equipo de la Colonial este año, George Mason. En la final de Conferencia cayeron ante su archirrival Old Dominion, que logró el pasaporte directo al Torneo. Los Rams estaban en "la burbuja" y finalmente el Comité de Selección les premió con su presencia en el Madness, aunque serían uno de los encargados de inaugurar la nueva "First Four", la ronda previa de donde saldrían los cuatro últimos equipos.

En esta "First Four" se enfrentaron a Southern California, equipo de una Major Conference como la Pacific 10, a la que vencieron dejando en 46 puntos, superándolos en rebote a pesar de la diferencia física, y lanzando 24 triples. Nunca sabremos si el Torneo habría sido igual de no haber disputado esta ronda previa, pero parece obvio que el empujón anímico de esta victoria resultó decisiva. En Segunda Ronda eliminaron a Georgetown por 74-56 liderados por los 26 puntos de Brandon Rozzell saliendo desde el banquillo. En Tercera Ronda se enfrentaron ante el primer gran escollo, Purdue, que suponía su primer reto serio del Torneo. El partido resultó un paseo; se marcharon 10 puntos arriba en el descanso y Purdue sólo pudo recortar hasta los 8 de diferencia, cayendo eliminador por 94-76. Los Rams avanzaban al Sweet 16 por primera vez en su historia.

En Semifinales Regionales esperaba otra de las sorpresas del Torneo, Florida State, en el que sería el partido más difícil. Tras llegar al final del tiempo reglamentado con 65-65 en el marcador, Bradford Burgess anotó 5 puntos, incluida la canasta que ponía el 72-71 a falta de seis segundo. Un tapón de Rob Brandenberg a un lanzamiento sobre la bocina de Chris Singleton sellaba el resultado y escribía el nombre de Virginia Commonwealth en la historia del Torneo. La Final Regional ante Kansas sería otro episodio más en la historia de la Cenicienta de este Torneo Final de 2011. La victoria, cómoda casi desde el inicio del partido, a pesar de la intensidad defensiva en la segunda mitad por parte de Kansas, desató la locura con que se define a este Torneo. Ningún número 1 ni 2 (tras la eliminación posterior de North Carolina) estarían en la Final Four por primera vez en la historia. 

Virginia Commonwealth promedia más de 10 triples anotados por partido en este Torneo Final, ha logrado asistir y robar más balones que todos sus rivales y fuerza casi 15 pérdidas a los equipos. A pesar de estos datos, su defensa no está entre las mejores del país. Recibe una media de 67 puntos y permiten más de un 44% en tiros. ¿Dónde reside el éxito de este equipo? Cómo buena historia de Cenicienta, el final feliz no es fácil y para ello requieren del esfuerzo colectivo y de cuidar el balón. Son de los mejores equipos en el ratio asistencia/balones perdidos y hasta cuatro jugadores promedian más de 10 puntos, uno de ellos saliendo desde el banco. Su defensa no se plasma tanto en los puntos encajados como en cerrar el rebote y forzar pérdidas que aprovechan para anotar. Cinco años después de que su rival en la Colonial Athletic, George Mason, hiciera historia, es el turno de que VCU de ir más allá y colar por primera vez a un equipo por debajo del ránking 10 en la Final Nacional.

28 de marzo de 2011

Final Four March Madness: Butler Bulldogs

Alejandro Díaz Triguero
Nombre: Butler University
Localidad: Indianapolis, Indiana
Estudiantes: 4500 aprox.
Pabellón: Hinkle Fieldhouse
Conferencia: Horizon League
Jugadores NBA destacados: Gordon Hayward (Utah Jazz)
Entrenador: Brad Stevens (4ª temporada)
Quinteto: C. Stigall (So), S. Vanzant (Sr), S. Mack (Jr), M. Howard (Sr), J. Smith (So)

Segunda presencia consecutiva de los Bulldogs en la Final Four, con mucho más mérito que la lograda el año pasado. El equipo de Brad Stevens configuró un calendario fuera de Conferencia bastante difícil, con partidos ante rivales como Louisville, Duke o Xavier, además de participar en el Diamond Head Classic de Honolulu, Hawaii, donde consiguió el título tras victorias de mucho mérito frente a Florida State o Washington State. Butler se presentó a la Temporada Regular de la Horizon League con un récord de 9-4, cayendo del Ranking de las 25 mejores universidades de Associated Press, habiendo comenzado la temporada en el puesto 16.

La temporada regular de la Horizon League probablemente bajó las opciones de Butler de estar presente en este Torneo Final. El récord en la Horizon fue de 13 victorias y 5 derrotas, cayendo incluso en los dos duelos disputados ante la universidad de Milwaukee. Acabó empatado como campeón de la Temporada Regular marcando el mismo récord que la propia Milwaukee o Cleveland State. Se antojaba clave vencer el Torneo de Conferencia para lograr de manera directa el billete al Torneo Final. Gracias a su condición de segundo clasificado en temporada regular, Butler sólo requería de jugar a partir de semifinales, donde venció a la otra favorita, la Cleveland State de Norris Cole, por 78-68. En la final se enfrentaría a Milwaukee, que además jugaba en casa, venciendo por 55-44, con 18 puntos de Matt Howard y 14 de Shelvin Mack.

Ya en el Torneo Final Butler recibió un seed número 8, tal vez demasiado bajo para los méritos que el equipo había realizado antes de la Temporada Regular de la Horizon, sobre todo si lo comparamos con equipos como UCLA, UNLV o Michigan. En el partido de Segunda Ronda, venció a Old Dominion 60-58 con una canasta en el último segundo de Matt Howard. En Tercera Ronda propiciaron la primera derrota de un número uno regional, Pittsburgh, con una final de partido en el que Nasir Robinson mandó a Howard a la línea de tiros libres con el partido empatado a 70 después de que Gilbert Brown fallara un tiro libre a falta de tres segundos. 

En cuarta ronda esperaba Wisconsin, equipo rocoso ante el que se esperaba que destacara Matt Howard, como así sucedió. El pívot acabó con 20 puntos y 12 rebotes, con 3 de 5 en triples. Butler dominó el partido con rentas de hasta 20 puntos y sólo un pequeño arreón final de los Badgers maquilló el resultado hasta el 61-54. Por último, en la Final Regional ante Florida, Butler se vio obligado a forzar la prórroga después de llegar a ir perdiendo de 9 a falta de 7:07 para el final. A 30 segundos de la conclusión, Howard tuvo dos tiros libres para poner a su equipo por delante, pero falló el segundo y se llegó a la prórroga, donde las canastas de Marshall y Mack y los tiros libres de Nored terminaron por colocar el 74-71 final y a esta pequeña universidad de Indiana un año más en la Final Four.

Butler es un equipo que basa su juego en la defensa exterior, a sabiendas de su debilidad dentro de la zona, a pesar de que sólo han perdido el rebote en este torneo frente a Pittsburgh. Sólo Jason Smith supera los 2'10 y de los jugadores utilizados habitualmente por Brad Stevens, sólo Smith, Howard y Marshall están por encima de los dos metros. Butler sólo recibe 64 puntos por partido, dejando a sus rivales por debajo del 33% en triples. Lo que define a Butler se pudo ver en el partido ante Florida, donde los jugadores exteriores de los Gators (Boynton, Walker, Parsons o Wilbekin) se combinaron para 30 puntos (menos de la mitad del equipo) y un 8 de 30 en tiros (3 de 14 en triples). Butler permite a sus rivales que el balón llegue a posiciones interiores, donde sus jugadores se mueven rápido buscando los 2 contra 1, pero siempre frenando la aportación exterior, sin llegar a la agresividad en la línea de pase de equipos como Kentucky o North Carolina, conocedores de que la anotación interior en finales apretados acaba cayendo. En ataque, prima la circulación de balón y la aportación primordial de Matt Howard, que supone una amenaza interior e incluso exterior (42'6% en triples) y de Shelvin Mack (21'2 puntos en el Torneo). En definitiva, un equipo basado en el sacrificio colectivo, principalmente en defensa, y una primacía del juego exterior sobre el interior, tanto en defensa como en ataque.

26 de marzo de 2011

March Madness 2011: Previo Elite Eight

Alejandro Díaz Triguero
Ya sólo quedan ocho equipos en liza en el Torneo Final NCAA de esta temporada y como era de esperar, las Semifinales Regionales han estado a la altura de las rondas anteriores. Vencieron sin problemas Kansas y North Carolina, cumplió Florida y Virginia Commonwealth y Butler aumentaron un poco más su leyenda en este torneo. Pero las mayores sorpresas llegaron con la eliminación de Duke a manos de Arizona, con un partidazo de Derrick Williams, y la victoria de Kentucky frente a la favorita Ohio State con una canasta a falta de 9 segundos del base de los Wildcats Brandon Knight, dos resultados que han hecho saltar por los aires todos los "brackets". A continuación, la previa de las Finales Regionales que se disputan entre hoy sábado y mañana domingo.

REGIÓN SOURESTE. New Orleans Arena, New Orleans. Sábado 26. 21:30 hora española.

- Butler (8)-Florida (2): segunda presencia consecutiva de los Bulldogs en Finales Regionales (ambas consecutivas) y afrontando como un regalo cada oportunidad que se le otorga esta temporada. Las dudas levantadas sobre sus resultados, sobretodo en los partidos de Conferencia, se han visto compensadas con su rendimiento en el torneo. Han eliminado a Pittsburgh y Wisconsin, dos equipos difíciles, de manera ajustada, aunque sin llegar a ser dos equipos que dominan el juego interior. Los Gators, por otro lado, se han apoyado en el rendimiento inesperado de Alex Tyus, un jugador que destaca por intensidad y capacidad reboteadora, para derrotar a BYU. Los Gators juegan su primera Final Regional desde 2007, el año del último título, y a priori el cuadro no ha sido de lo más difícil. Veremos cómo pone freno Butler al juego interior de Florida.

REGIÓN OESTE. Honda Center, Anaheim. Sábado 26. 00:05 hora española.

- Arizona (5)-Connecticut (3): no se debe caer en el error de asociar este partido a un duelo entre Kemba Walker y Derrick Williams, a pesar de ser lo más atractivo para el aficionado. Los Huskies vienen de una racha de ocho victorias consecutivas entre el Torneo de Conferencia y el Torneo Nacional después de acabar la Temporada Regular con un récord de 7 derrotas en los últimos 11 partidos. Walker ha anotado 69 puntos en dos partidos, pero ante Arizona puede ser más determinante la aportación defensiva del equipo. Derrick Williams ha despachado casi a su antojo a Duke, marcando el camino para pelearle a Kyrie Irving el primer puesto del próximo Draft. Tanto Solomon Hill como Lamont Jones han tenido actuaciones destacadas en el Torneo, de ahí que la defensa de jugadores como Okwandu, Oriakhi o Lamb se antojen más importantes que la ya asumida exhibición anotadora de Walker.

REGIÓN SUROESTE. Alamodome, San Antonio. Domingo 27. 20:20 hora española.

- VCU (11)-Kansas (1): el equipo revelación de este torneo, los Rams, basan su juego en una alta anotación y una repartición marxista de los puntos. Ante Florida State se transformaron en lo que presentaba su rival para dejar a los Seminoles en un 36% en tiros, y sólo ante Purdue permitieron más de un 40%. Por lo tanto, ante unos Jayhawks que son el quinto equipo que más anota del país, el segundo en asistencias y el primero en porcentaje de tiros, los Rams deberán buscar alguna solución novedosa. Llevar a 80 puntos a Kansas es casi un suicidio, más aún teniendo en cuenta que buena parte de estos puntos vienen del juego interior, donde son claramente superiores los Jayhawks. Las variables que ofrece Kansas, con centímetros en la zona, bases y escoltas rápidos y letales tiradores, prevé que estemos ante uno de los mejores partidos de esta Elite 8.

REGIÓN ESTE. Prudential Center, Newark. Domingo 27. 23:05 hora española. 

- Kentucky (4)-UNC (2): segunda temporada consecutiva en que John Calipari mete a los Wildcats en Finales Regionales. Si el año pasado fue Bob Higgins quien le apeó del torneo, la papeleta este año es para Roy Williams. Kentucky ha dejado fuera al mayor favorito al título, Ohio State, de ahí que su crédito haya aumentado súbitamente. El problema para ellos es que algo parecido les pasa a los Tar Heels, que vienen de un año irregular pero de un torneo sólido. Mientras que North Carolina se ampara en un rotación amplia, los Wildcats apenas utilizan seis jugadores. Son dos equipos que gustan de correr el contraataque, a pesar de que en estático, North Carolina prefiere volcar el ataque ante el mejor juego interior ofensivo de lo que queda de Torneo. Probablemente sea el partido donde más posibles elecciones altas de primera ronda del Draft tendremos (Zeller, Knight, Jones, Henson, Barnes...).

Todos los partidos de esta Elite Eight y de todo el Torneo, pueden seguirse de manera gratuita y legal a través de esta página. Además, en NBAmaniacs estoy realizando una serie con actuaciones destacadas en este torneo de actuales jugadores NBA. De momento se ha publicado los casos de Stephen Curry y Carmelo Anthony. Espero que os guste y que comentéis lo que queráis.

24 de marzo de 2011

March Madness 2011: Previo Sweet Sixteen

Alejandro Díaz Triguero
Esta noche comienzan a disputarse las Semifinales Regionales en el Torneo Final de la NCAA, el considerado Sweet Sixteen, los dieciséis mejores equipos de la temporada.

REGIÓN ESTE:

- Ohio St (1)-Kentucky (4): primera piedra en el camino de los Buckeyes hacia el título. Kentucky es un equipo que presenta armas para frenar el ataque de los de Thad Matta, a la vez que plantea un sistema ofensivo que puede hacer sufrir al favorito de la Región. El duelo de freshmen entre Terrence Jones y Jared Sullinger puede ser de lo mejor de esta ronda. El juego exterior físico y rápido de Kentucky puede hacer sufrir a un juego exterior de Ohio State basado en el juego a lo largo del arco de tres puntos. 

- North Carolina (2)-Marquette (11): partido difícil de aventurar, con unos Golden Eagles que llegan crecidos tras un gran torneo y una temporada regular floja. Los Tar Heels sin embargo han presentado muchas dudas durante la temporada, yendo de más a menos, y con un Torneo hasta ahora lleno de dudas. Por talento, North Carolina debería imponerse, sobretodo en el juego interior, con Zeller y Henson.

REGIÓN OESTE

- Duke (1)-Arizona (5): mientras Michigan hizo sufrir a los Blue Devils, Arizona arrastra dos partidos difícil ante Memphis y Texas. Derrick Williams tiene su partido más difícil por la profundidad de banquillo y la fuerza interior de Duke. Kyrie Irving debería ir mejorando según avanza el torneo, mientras que las variables desde el banquillo de Duke deberían bastar para nivelar la balanza del lado de los de Mike Krzsysewski.

- Connecticut (3)-San Diego State (2): Kemba Walker frente al bloque de los Aztecs. La temporada de los Huskies no ha sido todo lo buena posible, pero tanto en las dos primeras rondas de este torneo como, sobretodo, en el Torneo de Conferencia de la Big East, Walker ha dejado ver que a día de hoy puede ser el jugador más determinante de la NCAA. Ante Leonard y White debe surgir como vital Alex Oriakhi.

REGIÓN SUROESTE:

- Kansas (1)-Richmond (12): el duelo entre los hermanos Morris y Justin Harper decidirá el partido. Difícil aventurar una eliminatoria cuando el favorito ha dejado muestras de debilidad y la teórica Cenicienta viene de un final de temporada espectacular. Si vencen los Spiders tendremos seguro a un equipo por debajo del seed 10 en la Final Four. Se espera a que aparezca Shelby.

- Florida St (10)-VCU (11): otro duelo entre "lowseeders" en busca de la Final Regional. A principio de temporada aposté por los Seminoles como equipo sorpresa en el torneo y no ha defraudado. Tiene un juego interior duro, versátil y liderado por un jugador del talento de Chris Singleton, uno de los mejores defensores del campeonato, además de un anotador polifacético. Virginia Commonwealth es la gran sorpresa del torneo, y como tal debería partir como favorito.

REGIÓN SURESTE:

- Florida (2)-BYU (3): la baja de Brandon Davies hacia aventurar que tal vez los Cougars sufrirían más de la cuenta para pasar las dos primeras rondas. Jimmer Fredette se sigue mostrando clave, anotando por encima de los 30 de promedio. La batería de tiradores de BYU ante unos Gators que dominan complementando a sus dos bases (Walker-Boynton) acompañados de centímetros en la zona. Deber ser un partido clave para Macklin, Tyus o incluso el joven Young.

- Wisconsin (4)-Butler (2): partido que no brillará por su espectacularidad ni por su arsenal ofensivo, pero interesante por los modelos propuestos. Dos equipos que rechazan casi por completo el juego interior y que hacen de la defensa su marca personal. En los Badgers domina Jordan Taylor, uno de los mejores bases del país, apoyado por aleros y pívots eminentemente lanzadores. Tal y como se ha desarrollado el torneo para los Bulldogs, difícil no darles al menos el favoritismo a partes iguales. Puede ser un partido idóneo para Matt Howard.

21 de marzo de 2011

Madness 2011: 1ª, 2ª y 3ª Ronda

Alejandro Díaz Triguero
El Torneo Final de la NCAA 2011 ha llegado casi a su ecuador y como viene siendo habitual las sorpresas se han sido sucediendo. En la 1ª Ronda disputada el martes y el miércoles, en la que ocho equipos se repartían cuatro plazas en el torneo, las sorpresas fueron relativas. Clemson venció con facilidad a Alabama-Birmingham, mientras que North Carolina Asheville sufrió para vencer a Arkansas Little-Rock, Texas-San Antonio se impuso a la a priori favorita Alabama St. En el duelo más igualado, entre Southern California y Virginia Commonwealth, vencieron estos últimos.

REGIÓN ESTE

Esta Región ha seguido más o menos el guión esperado. En 2ª Ronda sólo Marquette (11) sorprendió a Xavier (6), dejando a los Mosketeers fuera del Torneo a las primeras de cambios. George Mason (8) y Villanova (9) nos dejaron uno de los duelos más bonitos del torneo, con remontada final espectacular de los Patriots, que se hicieron con el pase a 3ª Ronda. Kentucky (4) sufrió para vencer a Princeton (13), mientras que Washington (7) ganó a Georgia (10) en uno de los mejores duelos que hemos visto.

Ya en 3ª Ronda se produjo de nuevo la victoria sorprendente de Marquette, esta vez ante Syracuse (3), colocando a los Golden Eagles en Sweet Sixteen (Semifinales Regionales) ocho años después, cuando Dwayne Wade lideró al equipo de Milwaukee. North Carolina (2) pasó gran parte de su partido ante Washington por detrás en el marcador, para finalmente hacerse con la victoria. En el duelo de entrenadores, más que de equipos, Calipari venció a Bob Huggins después de que este le dejará fuera de la Final Four el año pasado. Por lo tanto, en Semifinales Regionales viviremos el duelo entre la favorita Ohio State, que pasó sin dificultades sus duelos ante Texas-San Antonio y George Mason, y Kentucky, mientras que North Carolina volverá a enfrentarse a una reválida ante la sorprendente Marquette.

REGIÓN OESTE:

De momento la más previsible de la regiones. Sólo se ha producido un "upset", la victoria en 3ª Ronda de Arizona (5) ante Texas (4), aunque era una sorpresa que entraba dentro de lo previsible. Arizona en 2ª Ronda tuvo que recurrir a un tapón en el último segundo de su estrella, Derrick Williams, para sellar su pase ante Memphis (12). Temple (7) se deshizo de Penn State (10) después de que apenas se produjeran diferencias mayores de 4 puntos en todo el partido, sellando el argentino Juan Fernández la victoria con 3 tiros libres cruciales. 

En 3ª Ronda, Duke (1) dejó las primeras dudas de su rendimiento tras ganas por sólo dos puntos a Michigan (8), a pesar de que Kyrie Irving debutó con gran rendimiento en el torneo el viernes en el choque de 2ª Ronda. Connecticut (3) ganó de manera cómoda a Cincinnati (6) y San Diego State (2) hizo lo mismo, con un encuentro que se le complicó inexplicablemente al final, a Temple. En las Semifinales Regionales tendremos duelo entre Duke y Arizona y entre San Diego State y Connecticut.

REGIÓN SUROESTE:

Hasta ahora, la región más sorprendente de todas. Sólo Kansas (1) ha cumplido con lo esperado de un equipo de su seed. Louisville (4) y Vanderbilt (5) cayeron en primera ronda ante Morehead State (13) y Richmond (12), mientras que Virginia Commonwealth, equipo de la 1ª Ronda, eliminó a Georgetown sin problemas. Uno de mis candidatos a sorpresa de la temporada, Florida State (10), eliminó a Texas A&M (7) y esperaba en 3ª Ronda a Notre Dame, que eliminó a Akron. 

En 3ª Ronda se repitieron las sorpresas. Mientras Kansas sufría en los comienzas ante Illinois (9) para luego acabar ganado fácilmente en la segunda mitad, el resto de favoritos de la Región caían. Las dos Universidades de Indiana, Purdue (3) y Notre Dame caían eliminados ante Virginia Commonwealth, nombrado oficialmente como Cenicienta del Torneo, y Florida State, respectivamente. Richmond ganó a Morehead State en duelo de "pequeños" y será la campeona de la Atlantic 10 la encargada de apear del torneo a Kansas. 

REGIÓN SURESTE:

Es en esta Región donde hemos visto caer al primer número 1, Pittsburgh (1), que ya apuntábamos que era la más débil de las cuatro. En 2ª Ronda ganaron a North Carolina Asheville (16) y les esperaba Butler (8),que con una canasta en el último segundo de Matt Howard eliminaron a Old Dominion (9). En el partido de tercera ronda entre Panthers y Bulldogs, una sucesión de errores llevó a que el partido se decidiera con unos tiros libres a falta de menos de 1 segundo, de nuevo de Matt Howard. Butler, un año más, sigue esperanzando a sus aficionados (como a mí y Jacobo Rivero) y aspira a su segunda Final Regional Consecutiva.

Para ello debe eliminar a mi favorito en esta región, Wisconsin (4), que eliminó fácilmente a Belmont (13) en 2ª Ronda y sufrió algo más ante Kansas State (5). Por el otro lado del cuadro pocas sorpresas. Gonzaga (11) eliminó a St. Johns (6) y cayó en 3ª ronda ante Bringham Young (3). UCLA (7) se deshizo de un clásico como Michigan State (10), que caía en su primer partido por primera vez desde 2006. Los Bruins perdieron frente a Florida (2) y Gators y Cougars lucharán por una plaza en la Final Regional.

Butler, Virginia Commonwealth y en menor medida, Marquette, Richmond y Florida State han puesto la nota emocionante al Torneo. Como algún día he dicho, entender este Torneo sin la figura de la Cinderella es imposible. Y tampoco sin las estrellas: Jimmer Fredette, Kemba Walker, Derrick Williams y Matt Howard han realizado partidos espectaculares. El jueves y viernes se juegan los Sweet Sixteen y el sábado y el domingo las finales regionales, de las que intentaré realizar un previa.

14 de marzo de 2011

Comienza el Madness 2011

Alejandro Díaz Triguero
Un año más regresa el torneo de baloncesto más apasionante y espectacular de cuantos se disputan. El Torneo Final de la NCAA es siempre una buena excusa para empaparse de baloncesto teórico, para ilustrarse con las maravillas de las retransmisiones de CBS, para ir conociendo en la medida de lo posible a las futuras estrellas de la NBA (o Europa) o bien para contemplar en menor medida las diferentes vertientes del sistema de reclutamiento. Pasamos de las universidades pequeñas repletas de jugadores blancos a los grandes programas basados en el "one-and-done" en una competición que es capaz de igualar a Universidades de 2 mil alumnos con otras de más de 20 mil. Este año, al no tener tanto tiempo libre ni una conexión a internet en condiciones, no podré realizar un seguimiento exhaustivo de los partidos, así que me intentaré basar en los boxscores y en lo visto durante la temporada regular para ofrecer lo mejor que pueda dar.

En primer lugar este año se ha alterado ligeramente el sistema de competición. Pasamos de 65 equipos y una ronda previa a 68 y cuatros partidos que este año se denominan "1ª Ronda", en la que los equipos vencedores no ocuparán necesariamente los seed (cabeza de serie) números 16. En la Región Este jugarán Texas-San Antonio y Alabama St por el puesto 16 y Alabama-Birmingham y Clemson por la 12; en la Suroeste jugarán Southern California y Virginia Commonwealth por la 11 y en la Sureste North Carolina-Asheville y Arkansas Little-Rock por la 16.

REGIÓN ESTE:

El número 1 de esta región lo es además de toda la competición. Los Buckeyes de Ohio State se presentan de nuevo como aspirantes al título tras la final de 2007 con Mike Conley Jr. y Greg Oden como baluartes, aunque esta vez con un equipo a priori más completo. Jared Sullinger parece ser el freshman más dominante del año, a pesar de que su radio de acción en ataque no va más allá de los tres metros de distancia al aro. Le acompañan cuatro veteranos en el quinteto, cada uno capaz de aportar cosas distintas: Lauderdale, Buford, Lighty y Diebler. Parecen bastante sólidos y sin duda máximos favoritos. Junto a Ohio State está North Carolina como número 2, con Barnes, Henson y Zeller como jugadores a tener en cuenta. Han sido bastante irregulares todo el año, pero han firmado una gran temporada regular en la ACC, a pesar de la abultada derrota ante Duke en la final de Conferencia. Bastante interrogante. Otros equipos a tener en cuenta pueden ser Kentucky y Syracuse. Los primeros bajo Calipari impondrán su habitual defensa agresiva en las líneas de pase y el contraataque como arma. Ojo que la fuga el año pasado de todo su quinteto titular y sus dos mejores jugadores de banquillo les deja con una rotación útil de 6 ó 7 jugadores. Syracuse es otro clásico que parece presentarse en mejor situación que el año pasado.

Jugadores a seguir: Jared Sullinger y David Lighty (Ohio State), John Henson (y sus tiros libres), Harrison Barnes y Tyler Zeller (North Carolina), Terrence Jones y Brandon Knight (Kentucky), Trey Thompkins (Georgia) y Tu Holloway (Xavier).

El partido: Georgia y Washington. Duelo interior bonito con Thompkinsy Brian-Amaning en dos equipos atractivos de ver. Ojo al hermano de Jrue Holiday, Justin, uno de los mejores defensores del torneo.

Ojo con: West Virginia y el posible duelo de banquillos entre Bob Huggins y Calipari en 3ª Rd. El año pasado los Mountaineers dejaron fuera de la Final Four a los Wildcats.

REGIÓN OESTE:

Como número 1 aparece mi favorito al título, Duke. En jugadores que no sobrepasan los 22 años la veteranía me parece clave. Son los actuales campeones y mantienen el bloque. Nolan Smith ha subido su nivel hasta ser candidato serio a jugador del año, Singler sigue siendo clave y juntan muchos secundarios de lujo, como los Plumlee, Dawkins, Kelly, Curry. Lástima de Kyrie Irving, quién debería ser número 1 del próximo Draft, se pierda casi seguro la cita por lesión. La amenaza es San Diego St, al que muchos creen le ha beneficiado su fácil calendario, a pesar de ganar sin complicaciones su Conferencia. Su entrenador, Steve Fisher (técnico de los Fab Five de Michigan), nunca falla cuando su quinteto titular repite de un año a otro, como es el caso. Parece a priori la Conferencia más dura, con otros candidatos como Connecticut, con Kemba Walker en estado de gracia tras un gran torneo de Conferencia, Texas y Arizona. Se pueden quedar unas semifinales regionales de mucho nivel, con grandes duelos clásicos.

Jugadores a seguir: Nolan Smith y Kyle Singler (Duke), Kawhi Leonard (San Diego State), Kemba Walker y Alex Oriakhi (UConn), Jordan Hamilton y Tristan Thompson (Texas), Derrick Williams (Arizona) y Keith Benson (Oakland).

El partido: Michigan-Tennessee. Dos estilos muy similares, dos universidades de prestigio que han entrado casi por los pelos. Buenos jugadores y grandes entrenadores. Pueden ser dos tapados.

Ojo con: Connecticut. Hace una semana nadie contaba con ellos, pero el torneo de los Huskies en la Big East y el nivel de Kemba Walker es motivo para creer en ellos. 

REGIÓN SUROESTE:

A Kansas parece que las cosas este año tampoco le serán fáciles. Si el año pasado fue Northern Iowa quien les dejó fuera en segunda ronda, este año se cruzarán con el ganador de UNLV-Illinois en tercera ronda (la segunda para ellos). Kansas tiene bastante profundidad de banquillo y bastantes variables. Se prioriza el juego interior con los hermanos Morris y se complementa con lo que aportan desde fuera Josh Selby y Tyashawn Taylor. Sólo han perdido dos encuentros, aunque el año pasado sufrieron en sus carnes lo sorprendente de este torneo. Como enemigos acechan los equipos de Indiana, Notre Dame y Purdue. Personalmente me gustan más los segundo, sobretodo por su dupla Johnson-Moore, aunque el hermanísimo y el hijísimo de los Fighting Irish, Ben Hansbrough y Abromaitis, lideran a un equipo que se ha quedado fuera de los número 1 por fallar en el torneo de la Big East. Además, Vanderbilt parece más fiable que otros años e Illinois, con McCamey a la cabeza, suenan como sorpresas. 

Jugadores a seguir: Marcus Morris y Josh Selby (Kansas), Ben Hansbrough y Tim Abromaitis (Notre Dame), JaJuan Johnson y E'twaun Moore (Purdue), Kenneth Faried (Morehead State), Austin Freeman y Chris Wright (Georgetown) y Chris Singleton (Florida State).

El partido: Louisville-Morehead State. Ver coger rebotes a Kenneth Faried es una maravilla y ver jugar a Preston Knowles también. Un equipo de menos a más frente a un candidato a "Cenicienta".

Ojo con: Florida State. Los Seminoles ya han vencido a Duke, aunque han caído con casi todos los grandes contra los que han jugado. Poderoso juego interior y amenaza exterior.

REGIÓN SURESTE:

En mi opinión, Pittsburgh es la más floja de las cuatro números 1. De hecho es la única que no ha ganado su torneo de Conferencia y no presenta grandes amenazas interiores. Tienen a un escolta de enorme clase como Gibbs y una base completísimo como Wanamaker, y posiblemente esté en el lado del torneo más abierto. Florida presenta un quinteto de lo más competitivo, veterano y completo del Torneo, a pesar de su irregularidad; BYU cuenta con Fredette y sus casi 30 puntos por partido, aunque han perdido a Davis por sanción de la Universidad (las relaciones prematrimoniales están prohibidas en la universidad mormona), mientras que Wisconsin junta la dureza en defensa global con mucha clase de sus hombres altos, junto a uno de los mejores bases del país, Jordan Taylor. Además, aparecen nombres clásicos como UCLA, Gonzaga, Michigan State, Butler, St. John's o Kansas St.

Jugadores a seguir: Austin Gibbs y Brad Wanamaker (Pittsburgh), Vernon Macklin (Florida), Jimmer Fredette (BYU), Jacob Pullen (Kansas State), Jordan Taylor y Jon Leuer (Wisconsin).

El partido: Wisconsin-Belmont se presenta como la opción de la alternativa. Los Badgers aspiran a Final Four, mientras que a Belmont mucha gente la daba como Cenicienta oficial. El sorteo le ha deparado un cuadro muy difícil.

Ojo con: Michigan State, Gonzaga y Butler, programas sólidos con malas temporadas, pero que siguen teniendo talento y competitividad.

7 de marzo de 2011

Tears on Heaven

Alejandro Díaz Triguero
En Miami Heat el proyecto ganador a corto plazo de Pat Riley se ha roto por donde mucha gente pensaba que se mantendría más fuerte. Los resultados son hasta ahora el lastre del "The Biggest Three" mientras que muchos pensaban que la cuerda se rompería antes por el lado de la química. El hecho de que Miami acumule a día de hoy cuatro derrotas consecutivas puede resultar algo más o menos coyuntural. Un racha negativa como esta siempre tiene dos vertientes: es negativa y es racha. O lo que es lo mismo, es algo circustancial, del momento, pero no hay que olvidar que no dejan de ser resultados pobres ante equipos contra los que has de competir.

Los Miami Heat de Lebron y Wade (con Bosh de acompañante, hasta ahora) sólo han podido ganar un partido ante los cinco equipos restantes que ocupan las seis primeras posiciones en Liga Regular. Cómo no, ese equipo son Lakers, el claro ejemplo de la bipolaridad de un conjunto aspirante a todo. No me parece justo descartar a Miami Heat de la lucha por el anillo por los malos resultados recientes. Ni siquiera me parecería justa la crítica hacia Erik Spoelstra o hacia la capacidad, más bien incapacidad, de dos jugadores como Wade o Lebron de lograr victorias por sí mismos. Como suele pasar en todo deporte profesional, las críticas se dirigen hacia el banquillo, en buena parte justificadas, pero que cobran menos sentido cuando el mayor candidato a ocupar ese puesto es la misma persona que te va a echar (y que a la vez, es quien te dio la confianza). Ese clásico "quítate tú para ponerme yo" que tan bien se le dio a Greg Popovich con Bob Hill el año de la lesión de David Robinson, o al propio Pat Riley con Stan Van Gundy en 2006 (ganando posteriormente el título), suena ridículo cuando las carencias del equipo vienen provocadas por lo que te viene dado desde los despachos.

Pat Riley consideró que juntar a tres superestrellas suponía el éxito absoluto. Un proyecto con Lebron James, Dwayne Wade y Chris Bosh puede parecer invencible si a este deporte se ganará con un quinteto único. El tiempo ha dado la razón a Lebron James en darse cuenta de que él solo nunca ganaría un anillo en Cleveland (lo de Bosh era más que obvio), pero no parece aún menos claro que los títulos se ganan en equipo y no con individualidades. Lo que podría parecer para muchos un solapamiento en el ataque de los Heat ha pasado a ser una rotación de responsabilidades, un ´"ahora te toca a ti, que luego ya lo hago yo" entre escolta y alero. Mientras, el equipo carece de un base que sea capaz de ordenar en ausencia de sus dos estrellas, visto que cuando alguna está en cancha esa opción es inviable. Disponen tiradores en las esquinas esperando que alguno de los 26 lanzamientos que por partido que no realizan ninguno de sus tres principales anotadores llegue a sus manos. Sus pívots acumulan casi tanta edad como lesiones, y sólo una recuperación a tiempo de Udonis Haslem puede salvarles de alguna opción de competir ante Garnett, Davis, O'Neal o Krstic, en el caso de que superen a lo que les propongan Howard, Noah, Boozer, Horford y compañía.

Tras la derrota ante Chicago Erik Spoelstra se pasó de victimista y afirmaba que había lágrimas en el vestuario de Heat. Wade afirmaba que por fin la gente tenía lo que quería, que al parecer era ver a los Heat perder. Este es un post de opinión, por lo que no voy a negar que esta situación me alegra. No por lo que pueda tener en contra del Lebron James persona o por la franquicia en sí, si no más bien por el fracaso de un proyecto. Hace 50 años Red Auerbach sentaba cátedra de cómo debía construirse un equipo campeón y ni siquiera la alineación de estrellas como Wilt Chamberlain, Elgin Baylor o Jerry West podía destronar a aquella máquina perfecta de ganar títulos. Pero las lágrimas en ese vestuario me hecho entrever algo humano entre aquellas sonrisas de Julio, poco después de que Chris Bosh y Lebron James anunciaran su llegada a South Florida. Puedo apreciar algo de espíritu ganador en esa plantilla y eso les honra. No sé si eso les bastará este año o deberán esperar algún año más. Tampoco sé si Pat Riley decidirá ejercer el control a pie de pista. Lo que sé es que este no es el camino.


3 de marzo de 2011

Sobrevivir a Sudán

Alejandro Díaz Triguero
El mundo de la blogesfera se retroalimenta constantemente. A veces escribimos para mostrar algo a los demás y siempre leemos para aprender. Por eso la casualidad me ha llevado a esta historia. Hace una semana aproximadamente leía en el blog de Jacobo Rivero este post sobre Sudán del Sur y un concurso de mates celebrado en Juba, la ciudad que será capital del nuevo estado africano a mediados de año. Ayer mismo mientras veía un partido de NCAA entre Temple y California me sorprendió el nombre de un jugador de los Golden Bears: Bak Bak. Era obligatorio buscar su origen. Efectivamente, es sudanés y más concretamente de Wau, en Sudán del Sur, la misma ciudad que vió nacer a Luol Deng, actual jugador de Chicago Bulls. Busqué información sobre su vida y encontré una historia digna de ser contada.

Bol Bak Deng nació en Wau un 27 de Diciembre de 1989, en plena Guerra Civil Sudanesa. Las tropas militares aplastaban a los insurrentes del sur, en su mayoría católicos, en su búsqueda por lograr mayor autonomía. Esta denominada Segunda Guerra Civil Sudanesa (que no dejaba de ser una continuación de la primera) se cobró casi dos millones de victimas, entre las que se encontraba una hermana de Bak Bak y tres de sus tíos. Su padre era General del ejército de Sudán del Sur y creyó conveniente que su esposa y sus hijos abandonaran la región por el miedo a sufrir las represiones de los musulmanes del norte. La familia de Bak emigró en primer lugar a Sudáfrica y posteriormente a Kenia. Martin, el padre del pívot de la Universidad de California, asumió la realidad: su familia no sobreviviría.

Pero la realidad era distinta. Bak y su madre sobrevivieron en Kenia. El chaval comenzó a destacar físicamente y a llamar la atención de muchos ojeadores deportivos. Uno de ellos le ofreció la primera posibilidad de salir de África rumbo a Grecia, donde podría dedicarse al baloncesto profesional. Su madre, Elisabeth, no vio con buenos ojos que un chico de 16 años fuera a Europa. Ante un chaval con sus cualidades físicas las oportunidades no tardan en repetirse. Un ojeador le ofreció la posibilidad de jugar en Mount Zion Christian Academy, el instituto ubicado en Durham, Carolina del Norte (hogar de la Universidad de Duke) y de donde surgieron talentos como McGrady o Stoudemire. La opción era tan apetecible que esta vez Elisabeth no dudó un instante y Bak hizo las maletas rumbo a uno de los estados baloncestísticos por excelencia.

Al llegar a Durham el representante en cuestión avisó a Bak que no jugaría en Mount Zion, sino que lo haría en American Heritage en Plantation, Florida. Mount Zion negó el transfer a Bak, ya que había pagado los costes del traslado desde Sudán. El chaval se quejó amargamente al hombre que le había prometido el futuro en Estados Unidos y este no tuvo otra solución que abandonar a Bak a su suerte, llevándose consigo el pasaporte y la documentación del joven jugador. Bak debía volver a Sudán para recuperar su pasaporte. Al llegar al aeropuerto fue detenido y le despojaron de las pocas posesiones que tenía: ropa, dinero y recuerdos en forma de fotografías familiares. Podía volver a Estados Unidos, previo paso por Kenia, donde una vez reunido de nuevo con su madre, siguió jugando al baloncesto. Ya en su corta etapa en Florida había oído hablar del instituto Village Christian, situado en un pequeño municipio de las afueras de Los Ángeles, Sun Valley. Cuando pudo recuperar la documentación necesaria, viajó a California.

En su primer año no pudo jugar al baloncesto, ya que formalmente se trataba de un transfer desde el instituto American Heritage. Al igual que le ocurrió a otros baloncestistas africanos, como Hasheem Thabeet, Bak fue tutelado por una familia estadounidense, con quien viviría y quienes se encargarían de su manutención. Su madre americana, Denise LaBorico, hizo todo lo posible para que mantuviera el contacto con su madre mediante llamadas telefónicas tres veces por semana. Pero probablemente el momento más importante en la vida de Bak tuvo lugar el día en que un hombre de 2'20 se le acercó. El chaval preguntó quién era ese gigante que le habían dicho que quería conocerle: "es tu padre", le dijeron. Michael había oído que su hijo estaba triunfando jugando al baloncesto y quiso conocerle. Ahora hablan una vez al mes por teléfono.

El baloncesto supuso una salida para Bak Bak en su vida. Tras su brillante etapa en el instituto californiano de Village Christian llegaron las ofertas académicas: Gonzaga, Louisville, Pittsburgh y California, la elección definitiva de Bak. La Universidad donde nació el movimiento Hippy ubicada en Berkeley exige requisitos académicos casi del nivel de Ivy League (la conferencia de las Universidades de mayor nivel académico como Yale, Princeton o Harvard). Bak obtuvo una de las notas más altas posibles en el examen de acceso y otros factores, como el hecho de que se trata de una de las Universidades con mayor variedad de alumnos africanos de Estados Unidos, terminaron por empujarlo a esta decisión. Hoy día, 11 años después de convertirse en refugiado de guerra, Bak Bak es un jugador de rotación del equipo que dirige el mítico Mike Montgomery (Stanford, Golden State Warriors). Lo más importante es que, a partir del próximo mes de julio, viajará a su país, a Sudán del Sur, sin miedo a represiones de ningún tipo. Se acabó la guerra. Comienza el baloncesto.


PD: Hoy se estrena en Canal +, a las 22 horas, el documental realizado por el programa de Informe Robinson sobre Manute Bol, el más importante baloncestista sudanés. Vaya por él.

PD2: La información extraída para este post está sacada de un artículo del San Francisco Gate que podéis leer aquí y de otra publicada en BearInsider.com.

PD3: Me permito el lujo de invitar a quien lea este artículo se aventure a buscar otra historia relacionada con el baloncesto en Sudán del Sur y así completar una trilogía de este nuevo estado africano.

Para ponerse la piel de gallina

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib