Suscríbete con RSS

Deja tu Email

19 de junio de 2010

El 16º título por obra y gracia del 16

Alejandro Díaz Triguero
Los Ángeles Lakers son campeones de la NBA. El equipo de Phil Jackson es probablemente el campeón de cualquier deporte más criticado en los dos últimos años y aún así acumula dos anillos consecutivos y tres Finales. A la mayoría de la gente, normalmente en función de un resultado negativo, no le gusta casi ningún aspecto del equipo. El colmo del oportunismo ha afectado a un Kobe Bryant que suma su quinto título y segundo MVP de las Finales con 28 puntos de media en la serie; a Derek Fisher, otro con cinco anillos y un papel fundamental en el tercer partido de estas finales y el cuarto del año pasado; a Pau Gasol, al que tras un mal quinto encuentro volvieron las críticas de blando, a pesar de que hace un año anulara a Dwight Howard en busca de su primer anillo; al banquillo, cuando todos sabemos que no están para decidir partidos y que en estas finales han tenido momentos de gran rendimiento ofensivo y defensivo; e incluso a Phil Jackson, un entrenador con 11 títulos a sus espaldas del que se decía que "chocheaba" y que no tenía autoridad para imponer el juego que el equipo necesitaba. Los Ángeles Lakers perdían dos partidos consecutivos con los Thunder en la primera ronda de Playoffs y muchos se frotaban las manos con una eliminación temprana y preparaban la fusta y el látigo para la flagelación. En otros puntos de la Liga, mitos mayores y nombres de futuro caían a las primeras (o segundas) de cambio por enésimo año y aún así el futuro de la Liga es suyo y es "El Elegido".

El séptimo partido de las Finales NBA tuvo lo que los aficionados queremos. Había muchos nombres y muchos mimbres para que el DVD (ya no hay cintas VHS) se coloque en el estante de Finales, más cerca de la sección de "Clásicos" que de la sección "Tostones" (véase las finales de 2002, 2003 ó 2007). El encuentro se jugó en el Staples pero en el terreno de Celtics. Las defensas apretaban sobremanera y colocaban los porcentajes de tiros en números de partidos cadetes. Kobe Bryant recibía dobles y triples marcajes y con todo eso su ansía de premio MVP le hacía fallar innumerables tiros. Celtics ha ido casi todo el partido por debajo mientras mantenía un porcentaje de tiro decente y Lakers no hacía más que fallar.

Entonces llegó el último cuarto y el renombrado orgullo de campeón relanzó a Lakers a remontar la mínima ventaja verde. Y en esto tuvieron mucho que ver los tiros libres de Kobe y una actuación memorable de Pau Gasol y Ron Artest, justificando su contratación este verano. Artest anuló a Paul Pierce y anotó un triple sensacional a falta de un minuto en contestación a uno de Rasheed Wallace que colocaba el partido a tres puntos. Gasol simplemente se dedicó a anotar y rebotear cuanto más apretado se colocaba el marcador. 9 puntos en el último cuarto y un rebote decisivo, junto al triple de Artest, las jugadas decisivas. Gasol acabó el séptimo partido de unas Finales NBA con 19 puntos, 18 rebotes y 4 asistencias. El MVP de las Finales fue a parar a las manos de Kobe Bryant (¿acaso el destino y la tinta de los libros de historia no lo querían así?) pero bien pudo ser compartido. Bryant ha tenido malos partidos en cuanto a porcentaje de tiros y decisiones, pero sin duda es el mejor jugador del Mundo hoy día y ha sido el mejor Laker (al menos el más regular) en estas Finales. Cuando dentro de 20 años algún chaval eche un vistazo a los datos de las Finales de final de esta década, un futuro Hall of Fame y probablemente uno de los mejores 20 jugadores de todos los tiempos aparecerá con, al menos, 2 premios de MVP de las Finales. Y eso es lo que gusta en Estados Unidos.

A Pau Gasol lo que le gusta es sentirse ganador. Le da igual si los premios son para él o para los demás. Cuando comience la próxima temporada, allá por finales de Octubre, a Gasol le entregarán un nuevo anillo y le dará totalmente igual si el MVP se lo dieron o no. Pero la verdad es que pudo ser tan merecedor como Kobe. Sólo ha tenido un mal partido y en el definitivo estuvo inmenso. Muy buena parte del porcentaje de este anillo le pertenece. Sólo cuando pasen años desde que se retire del baloncesto sabremos realmente la dimensión de este jugador.


Por cierto, el séptimo partido de la Final ha sido el partido decisivo de una final de la NBA más visto desde 1998 con 28'2 millones de espectadores. Veremos cuánto tardan en igualar o superar esta cifra. Por lo tanto, final de la temporada NBA. En unos días nos centraremos totalmente con el Draft de la NBA (próximo jueves 24) y más adelante comienza el mercado de Agentes Libres más interesante que se recuerda. Esperemos que nada de esto camufle que los Lakers son de nuevo campeones de la NBA y que en ellos un jugador español, Pau Gasol, tuvo mucho que ver en su segunda anillo consecutivo.

Alejandro Díaz Triguero / Ana & Alejandro

Viajábamos durante nuestras vacaciones hasta que decidimos salir a conocer mundo y buscarnos la vida. En este blog queremos informar y contar nuestras experiencias de allá donde vayamos.

7 comentarios:

BigBen dijo...

Post muy currado!

La influencia de Gasol en este equipo ha sido brutal desde el primer día. Me gustaría saber como está el porcentaje de derrotas/victorias desde que llegó Pau.

J-Bo dijo...

Parece que el traspaso de Memphis ha desembocado en dinastía en LA, pero sigue sin parecerme un mal traspaso para los Grizzlies.

Siempre querré que pierdan Lakers, no me importa quién o cuantos jugadores españoles jueguen, para mí siempre será Goliath, el equipo más poderoso económicamente de la liga, el que privó a Iverson de ganar un anillo en 2001... en definitiva, me alegro por Pau... BEAT LA!!!

Almanzor dijo...

@BigBen. Gracias! Tenía los datos por si hablaba más de la influencia de Pau en Lakers. En Temporada Regular 132-43 (81'7 %); en Playoffs 46-21 (68'6 %) y en total 178-64 (73'5 %). No está mal, ¿no?

@J-Bo: también veo a los Lakers un poco como el Madrid de fútbol, pero aún así en esta franquicia ha jugado tantos grandes jugadores que me resulta imposible odiarlos.

El traspaso de Pau para Memphis ha sido mejor que si Pau se hubiera quedado, pienso...

Oscar dijo...

Imáginemonos a los Lakers sin Pau en estas y las Finales de 2008, los Celtics se hubiesen paseado, pq los marcajes a Kobe hubiesen sido asfixiantes. Suerte que está Pau para no centrar tanta atención en un solo jugador, además de que ha crecido muchísimo en muchos aspectos de juego.

Saludos y añadido estás a mi blogroll. Nos leemos!!

Almanzor dijo...

@Oscar: desde luego es difícil imaginarse a estos Lakers sin Pau siquiera en las Finales. Todo equipo ganador debe construirse sobre dos bases sólidas y seguras de anotar y Lakers lo tiene. Como dices, con el marcaje a Kobe del séptimo partido era obligado una segunda amenaza, Pau.

Saludos y ya estás en mi blogroll. Nos leemos.

General Espartero dijo...

Último cuarto del séptimo para la leyenda y para resarcimiento angelino. Pau queda ya a una altura donde pocos jugadores han estado. Su impacto en los Lakers ha sido enorme desde el primer día y las 3 finales y 2 anillos así lo demuestran.

Un saludo!

Almanzor dijo...

@General: un último cuarto épico. Lo de Gasol es inmenso.

Saludos y Gracias por el comentario

Para ponerse la piel de gallina

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib